Plastilina Aromática Casera: ¡Fácil, rápido, relajante!

Plastilina Aromática Casera: ¡Fácil, rápido, relajante!

Hace unos meses atrás hice mi primer intento de plastilina casera. En este empeño de hacer todo lo suficientemente sano y seguro para Sebastian, comencé a buscar recetas que me permitieran trabajar con él motricidad fina y los músculos de sus brazos y manos a través de esta divertida herramienta.

 

 

¿A quién no le puede gustar la plastilina? Aparentemente, a mi hijo (jajajajaja). Sin embargo, creo que poco a poco le ha ido agarrando cariño. No es su material favorito hasta los momentos, pero nos hemos llegado a divertir con él. La primera receta que intenté, tenía el problema que dejaba muchos residuos en las manos cuando manipulabas el material… Y creo que esto fue lo que más le disgustó a Sebastian.

Un par de meses después conseguí otra receta que incluía el uso de esencias… ¿Plastilinas aromáticas? ¡Qué buena idea! ¿Cómo no se me ocurrió antes? Además de poder jugar y trabajar motricidad fina, creatividad, los músculos de las manos, los colores, formas, y muchas cosas más, también de manera indirecta podríamos trabajar el olfato… ¡Sumando puntos para esta gran idea! Y es que siendo una mamá Pinterest empedernida, es emocionante cuando te topas con algo que te abre la mente a un mundo de diversión con tu pequeño.

Y estemos claros, la plastilina nunca pasa de moda, así que tendremos años de diversión (espero que Sebas le agarre mayor interés). No solamente es fácil de hacer sino, también, de conservar. No es que te durará para toda la vida, pero ¿qué cosas le duran a los niños toda la vida cuando de verdad les dan uso? Además, jugar con plastilina implica mezclar, aplanar en papel, hacer esculturitas… Hablando de esculturitas, con esta receta puedes hacer de la pequeña obra de tu hijo(a) algo permanente, pues al meterlo en el horno se endurece como lo harías con la “masa flexible”… ¡Otro punto ganado! Podrías trabajarlo con la plastilina de color o con la base blanca y una vez endurecida, ¡a pintar!

 

Aún tengo que esperar a que Sebas esté un poco más grande para probar esta técnica, pero cuando la haga, con seguridad les contaré.

 

Pero bueno, retomando el hilo… es tan fácil de hacer que es poco probable que cometas errores. Es por esto que en este post no tenemos lecciones aprendidas… Bueno… solo una… Aunque la verdad es que no fue una lección, pero sí es algo que me gustaría resaltar: Que esta sea una receta de plastilina “segura” para tus hijos, NO quiere decir que esté bien que se las dejes comer entera. Una probadita no le hará daño a nadie. A fin de cuentas, ¡que tire la primera piedra quien nunca probó alguna vez en su vida la plastilina regular! (Piru… Piru) Bien, dejado claro esto, procedamos a lo que estoy segura están buscando… ¡La Receta!

MATERIALES PARA LA PLASTILINA CASERA CON ESENCIAS
2 tazas de harina
2 tazas de agua tibia
1 Taza de sal
2 cucharadas de aceite vegetal 
1 cucharada de cremor tártaro (opcional para elasticidad)
Colorantes de comida
Nota: también puedes usar Kool-Aid sin azúcar o alguna otra bebida similar en polvo.
Esencias en aceite

INSTRUCCIONES
1. Mezcla todos los ingredientes en una ollita anti adherente.

2. Revuelve constantemente a temperatura baja. La mezcla comenzará a espesar. No dejes de revolver hasta que la masa se despegue sola de las paredes de la olla. Si la masa está pegajosa, es porque aún requiere de mayor cocción. Sigue revolviendo hasta que seque y se sienta como una plastilina.

 

 CORRECTO

INCORRECTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Retira la olla de la candela.
4. Deja que enfríe ligeramente para que puedas manejarla con tus manos.
5. Una vez haya enfriado, coloca la masa sobre un tope de cocina limpio, un mantel de silicona o papel parafinado.
6. Amasa con tus manos hasta que esté suave y uniforme.
7. Divide la plastilina en el número de colores que quieras realizar.
8. Haz un hueco en el centro de la bola de masa y echa algunas gotas de colorante. Puedes empezar con algunas e ir incorporando más hasta alcanzar el tono deseado.
Nota: preferiblemente (pero no necesario) utiliza guantes, bolsas grandes o forra tus manos con envoplast para mantener tus manos limpias.
9. Amasa hasta que consigas un color uniforme.
10. Abre nuevamente un hueco, echa algunas gotas de esencia y amasa.

 

 
TIPS PARA GUARDAR Y CONSERVAR LA PLASTILINA:
* Una vez hayan terminado de jugar, guarda la plastilina en un tupper hermético o en una bolsa ziploc.
* Si vez que se seca un poco, solo tienes que humedecerla con tus manos y amasar.
* Si te encuentras en un lugar con altos niveles de humedad, es probable que consigas la plastilina un poco húmeda y/o pegajosa. En este caso, si amasándola con tus manos no se incorpora de nuevo, solo tienes que agregar un poco de harina, maicena o bicarbonato de sodio… ¡listo! ¡Tampoco es un gran problema!

 

Ahora, ¡A jugar! ¡A crear! ¡A imaginar!

No olvides dejarnos tus comentarios y/o sugerencias.

Referencia:
How to make a Play-dough (Play-doh) by Canida. Instructables. 

Bright Horizonts. In Celebration of Play-Dough.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *