¡Hola Funtastic Mommys and Daddys! ¿Nunca hicieron este tipo de creación artística de pequeños? ¡Yo sí! Me encantaba. Lo llegué a hacer hasta en tarjetas. Desde pequeña me ha encantado pintar, dibujar y crear. No sé cómo (sí bueno, sí sé… porque soy Dory por naturaleza), pero había olvidado lo lindo que era hasta que lo vi rodando por ahí en la web. Me dije: “¡Pero claro! ¡Esto tengo que hacerlo con Sebas!”. Además no me había percatado hasta ahora lo bueno que es hasta para trabajar motricidad fina (un buen plus… hi five!). 

A mí, particularmente, me encanta cómo los colores se ven contrastados con el negro dándoles un aspecto mucho más brillantes. Además, te aseguro que no te tomará mucho tiempo prepararlo y ¡tu peque alucinará!

Advertencia: mientras tu peque “pinte” podrías ver pedacitos negros regados (risas). Solo para que tengan el papel absorbente y la aspiradora a la mano si estas cosas te dan un tic nervioso.

¡Empecemos!

MATERIALES

Una cartulina gruesa

Crayones de cera (yo utilicé los colores del arcoíris)

Pintura acrílica negra

Pincel

Regla 

Lápiz

Palillo de dientes

Paso 1.

Divide tu cartulina entre el número de colores que vayas a utilizar. Yo utilicé 6, así que lo dividí en 6 franjas.

Paso 2.

Colorea cada franja de un color, afincando bastante el creyón.

Paso 3.

Pinta encima con pintura negra y dejar secar muy bien.

Paso 4.

Invita a tu peque a pintar con el palillo de dientes. Muéstrale cómo hacerlo de ser necesario.

¿Qué les pareció? Rápido, fácil, económico, con un resultado hermosísimo y, lo más importante, muy divertido y sorprendente para los peques de la casa.

Espero les haya gustado y lleven un poco de esta magia a casa.

¡Nos vemos en el próximo invento!