Mi Top Ten de actividades para hacer con bebés pequeñitos (desde “0” meses en adelante)

Mi Top Ten de actividades para hacer con bebés pequeñitos (desde “0” meses en adelante)

 

Una de las cosas que más me preocupaba al nacer mi bebé era no tener la creatividad para estimularlo de la manera correcta… ¿Qué tal si no lo estaba estimulando lo suficiente? o, por el contrario, ¿Qué tal si lo estaba estimulando de más y eso también le hacía daño?

 

Un día mi esposo compró de sorpresa el libro “Baby Play: 100 Fun-filled activities to maximize your baby’s potential” (100 Actividades llenas de diversión para maximizar el potencial de tu bebé). Mi mayor descubrimiento: ¡tampoco lo estaba haciendo tan mal! (y de seguro, ustedes tampoco). Muchas de las actividades ahí detalladas ya las venía realizando de manera intuitiva, solo que ahora le veía el propósito de manera más clara. Y es que a esta edad, las actividades se tratan más del contacto mamá/papá y bebé.

 

También descubrí que con este tipo de “juegos” los ayudas a desarrollar habilidades sociales, de balance, de coordinación ojo-mano, a hacerse más conscientes de su propio cuerpo y hasta a apoyar un desarrollo emocional positivo. Es impresionante cómo desde tan pequeños podemos “tocarlos” en todos sus sentidos y emociones. Mi preocupación: cómo brindarle las herramientas emocionales necesarias para afrontar en unos años una sociedad como la que vivimos. Y sí, ¡ya sé!, me estoy adelantando demasiado, pero si desde tan pequeños los estamos formando y podemos ayudarlos emocionalmente, ¿por qué no hacerlo?

 

Aquí les compartiré mis actividades favoritas y que, en muchos casos, sigo repitiendo a sus 15 meses. Pero antes quiero agradecer a Bastian (y a sus papás) por servir de modelo (¡Y miren lo lindo que es!) para este post… ¡Gracias… Gracias… Gracias!

 

PARA EL BALANCE

1. Sábana-Columpio: Con la ayuda de papá u otro integrante de la familia, coloquen a su bebé en el centro de una mantita (si es muy grande dóblenla de manera que el bebé no esté tan separado de papá y mamá). Tomen cada uno dos extremos de la manta y, arrodillados en el piso, alcen al bebé meciéndolo de un lado al otro, subiéndolo y bajándolo, hasta pueden jugar inclinándolo un poco. En este libro comentan que estos movimientos le recrean, en cierto sentido, las sensación de ingravidez, de movimiento y de temperatura tibia que sentían al estar en la barriguita de mamá.

¿Qué más trabajas con esta actividad? Desarrollo Social, Confianza y Fortalecimiento de la parte superior del cuerpo.

 

2. Meciendo sobre una toalla: Haz un rollito con una toalla. Acuesta a tu bebé boca abajo sobre el rollito. La toalla debe sostener desde su cabecita (de lado), pecho, estomago, hasta los muslos. Una vez en esta posición, suavemente mécelo de un lado al otro tomándolo por las caderas, lo cual le ayuda a desarrollar su sentido del balance.

¿Qué más trabajas con esta actividad? Consciencia espacial y fortalecimiento de la parte superior del cuerpo.

 

 

3. Balance en una pelota de playa: muy parecido al anterior, pero con una pelota plástica de playa sin llenar de aire por completo (yo utilicé una de tela). En este caso la pelota solo brindará soporte el estómago. Tomándolo de manera segura por el tronco, balancéalo de un lado al otro suavemente. Esta actividad obligará al bebé a ejercitar el cuello, subiendo la cabeza, por lo que una vez muestre cansancio pueden terminar la actividad. Particularmente, recomienda esta actividad por lo menos después del mes de vida y cuidando la posición de la cabeza. Siempre que creas que esta actividad le puede hacer daño a tu bebé, párala e inténtalo cuando tenga más fortaleza en su cuello.

¿Qué más trabajas con esta actividad? Confianza y Fortalecimiento de la parte superior del cuerpo.

 

 

PARA LA TOMA DE CONSCIENCIA DE SU CUERPO

4. Masajes infantiles: estos masajes son muy conocidos hoy en día, por lo que se pueden conseguir infinidad de artículos en la web. Mis momentos favoritos para hacerlos con Sebas siempre han sido (aunque su personalidad intranquila no permite que duremos mucho tiempo con ellos) después de su baño de la noche y al cambiarle la pijama en las mañanas. También suelen ser muy recomendados para tranquilizarlos en momentos críticos del día. Personalmente, esto último no nos funcionó en casa, pero esto no quita que a ti no te funcione. (Si quieres conocer de algunas técnicas, haz click aquí).

¿Qué más trabajas con esta actividad? Desarrollo Emocional, Desarrollo Social y Estimulación Táctil. 

 

5. Cosquillitas con texturas: lo que más me gustaba de esta actividad es que podías incorporarla en los cambios de pañal como un momento de juego. En nuestro caso, el cambiador era uno de los mejores espacios para calmar a Sebas cuando tenía momentos difíciles. Por una u otra razón, ponerlo ahí, hablarle y jugar con él, lo ayudaba a calmarse (eso era en ese momento, ahora “otro gallo es el que canta” jaja). Pueden tener cerca de donde suelen cambiarles los pañales una serie de materiales con distintas texturas: plumas, algodón, una esponja limpia con agua tibia, un cepillo de cabello para bebés, etc, y pasarlas sobre varias partes de su cuerpo. Puedes ir identificando sus preferencias e conversar de cada una de las sensaciones y/o texturas que le presentas. Fácilmente es una actividad que puede durar muchos meses.

¿Qué más trabajas con esta actividad? Desarrollo social  y Estimulación Táctil.

 

6. Bebecicleta: brindarle espacio de estiramientos les permite no solo sentir un movimiento nuevo de sus piernas, sino que lo preparas para el momento de gateo (muchos meses después) pues estás replicando el mismo movimiento que utilizarán en ese momento. Para llevar a cabo la actividad, acuesta a tu bebé boca arriba y suavemente mueve sus piernas como lo haría en una bicicleta, siempre sonriendo y hablando con él para incentivarlo a repetir el movimiento sin tu ayuda. Algo que, por cierto, no hará de un día para el otro.

¿Qué más trabajas con esta actividad? Motricidad Gruesa

 

 

PARA EL DESARROLLO EMOCIONAL

7. Bailando con mi bebé: esta fue sin duda mi actividad número 1. No sólo te permite crear un lazo emocional con tu bebé sino que le permites extender esa sensación reconfortante que sentían en el vientre durante 9 meses. Es un magnífico modo de calmarlos y hacerlos sentir seguros y queridos. En nuestra casa la música siempre nos ha acompañado a lo largo de este año y ha sido muy beneficioso. Bailar, Bailar, Bailar. Cantar, Cantar, Cantar. Mecer y balancear. Esto siempre nos ha ayudado con Sebastian.

¿Qué más trabajas con esta actividad? El oído, Exploración Rítmica y Desarrollo Social.

 

8. Expresiones Faciales: después de bailar, cantar y menearse, siempre viene bien un momento de tranquilidad, lo cual es igual de importante. Para esta actividad es importante que el bebé esté en su momento “alerta”. Tómalo en brazos, ponlo en tus muslos o sobre la cama, y conversando muestra tus mejores expresiones: una sonrisa, una boca abierta de sorpresa, cejas levantadas, una sacada de lengua, un apretón de ojos, una boca de pescado… lo que se les ocurra. Cuando menos lo esperes, ¡te estará imitando!

¿Qué más trabajas con esta actividad? El oído, Desarrollo Social, Desarrollo Visual.

 

9. ¡Espejito! ¡Espejito! ¿Quién es el más bonito?: los bebés recién nacidos son más propensos a encontrar más placer en las personas y sus expresiones faciales que en cualquier otro juguete “fancy” y lleno de colores. Aprovecha esta fascinación para mostrarle su propio reflejo en un espejo. No tendrá la menor idea de quién es, pero tendrá mucho interés de descubrirlo. Señálale con el dedo el niño en el espejo, y di su nombre: ¿Dónde está la nariz de Sebastian? (Y tócala en el espejo y luego en su cara), ¿Dónde están los ojitos de Sebastian? (y repite la acción), así con varias partes de su rostro.

¿Qué más trabajas con esta actividad? Desarrollo Social y Desarrollo Visual.

 

PARA LA ESTIMULACIÓN TÁCTIL

10. El Avioncito (o como en casa lo llamábamos: Superman): particularmente en esta casa, esta posición “milagrosamente” calmaba los llantos de Sebastian en algunos (¡Sí! Solo algunos) momentos críticos. Y un secreto: nuestro pediatra nos lo recomendó como parte de su rutina de “tummy time” después del primer mes. No es que la sustituirán por el tummy time en el piso, gym u otra superficie firme pero, también, ayuda al fortalecimiento de su cuello. Además, lo utilizábamos mucho frente al espejo. En el caso de los bebés recién nacidos, es importante brindar soporte sobre la cabecita al hacer el Superman. Toma a tu bebé boca abajo con uno o dos brazos debajo del pecho y estómago. Cántale y mécelo suavemente. Esta posición puede ser particularmente relajante para bebés con molestias estomacales o gases.

¿Qué más trabajas con esta actividad? Confianza y Fortalecimiento de la parte superior del cuerpo.

 

 

NOTA: este tipo de actividades siempre son mejor si van acompañadas de música o alguna canción cantada por mamá (o papá), bien sea inventada (mi caso la mayoría de las veces) o aprendida. También pueden hablarles describiendo objetos o sensaciones de la actividad para mantenerlos “enganchados”, tomando en consideración los límites de tiempo para bebés.

 

IMPORTANTE RECOMENDACIÓN: nunca intentes algo peligroso con un bebé recién nacido y SIEMPRE brinda el soporte indicado en su cabecita. Si quieres tener más información acerca del desarrollo psicomotor te recomiendo la cuenta de Instagram @ftjessicahoffmann, aunque ella particularmente recomienda estimulación a partir de los dos meses. Puedes ver más de sus comentarios al respecto, en su cuenta. 

 

Referencia:

Masi, Wendy; Cohen Lederman, Roni. Baby Play: 100 Fun-Filled Activities to Maximize Your Baby’s Potential. Creative Publishing int’l.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *