Letra “I”: (I)maginando e (I)nventando

Letra “I”: (I)maginando e (I)nventando

¡Hola hola! Por aquí seguimos jugando y reforzando las letras. Ahora es el turno de la letra “I”. “I” de Imaginación, “I” de Investigar, “I” de Idear, “I” de Inspirar. 

Quizá estas palabras estén un poco complicadas para usar con Sebastián ahora mismo, pero vean que utilicé unos verbos para un mismo objetivo en el aprendizaje: lograr espacios de aprendizajes a través del juego que fomenten la (I)maginación, la curiosidad y exploración  (“Investigar”), la búsqueda de soluciones creativas (“idear”) y para (I)nspirar nuevos procesos , actividades o juegos.

Este post contiene links afiliados

Adentrémonos un poco más a lo que vinimos. En el post de esta letra encontrarás: arte, manualidades, juego con elementos sorpresa, juego libre y juego sensorial, ¡que comience la fiesta!:

1. Arte en la “I”:

En esta oportunidad, decidí “trazar” (más bien, rellenar) la letra “I” con cinta adhesiva decorativa y dejar que Sebastian creara libremente. Como ha venido estando muy interesado en las letras desde hace bastante, solemos hablar bastante de ellas casi a diario, mi intención principal con estas actividades pasaron de ser para ayudarlo a famirializarse con ellas, a utilizarlas para potenciarlas y reforzarlas. Por lo que si él quiere “trazar”, lo hacemos y si no, pues nos relacionamos con la letra de una manera diferente mientras conversamos acerca de ella.

En una hoja blanca, dibuja una letra “I” mayúscula grande con el centro en blanco. ofrécele a tu peque cinta adhesiva decorativa de diferentes colores. Mientras hace su arte, podrías aprovechar de hacer preguntas acerca de colores, longitudes, dirección y/o posición: “¿Qué color es ese que colocarás? ¿dónde lo colocaste: arriba o abajo? ¿Quieres ahora un trozo largo o corto? ¡Vaya!, ¿cómo lo colocaste: horizontal o vertical?”. Es probable que con algunos de ellos no esté aún familiarizado, pero puedes irle introduciendo estos conceptos sin esperar que a la próxima sentada se los recuerde al pelo, por supuesto.

Conversar con nuestros hijos, enseñarles nuevo vocabulario y utilizarlo de manera frecuente y de diferentes formas, les permitirá poco a poco expresar y describir más asertivamente lo que ven y sienten.

2.“I” de Iguana:

Para hacer este craft, previamente realicé todas las piezas a utilizar para solo hacer el ensamblado con Sebastian. Utilicé foami/goma eva tanto para la figura como para la lengua. Cometí varios errores que les describo para que ustedes puedan hacer los ajustes necesarios y para que vean que no es que nos sale todo perfecto:

  • Primero, no realicé en el foami una marca del tamaño de la pinza que utilizaría para poder hacer la figura del tamaño correcto. Me quedó demasiado grande, pero así lo dejé. Resultado: era más difícil de manipular una vez listo el craft y la boca no abría exactamente donde debía.
  • La lengua la hice demasiado larga y en foami. Este material, por más que lo enrosques con la ayuda de una tijera, pierde rápidamente el enrollado si no lo mantienes sostenido con algo. Sugerencia: utilizar papel rojo en vez de foami.

Dibuja la figura de la iguana en una cartulina o foami verde (preferiblemente, hazlo primero a lápiz y después remarca con marcador). Podrías hacerlo en cartulina blanca y dejar que tu peque lo pinte antes de ensamblar. Una vez, tengas lista la figura recorta con la tijera siguiendo los labios  hasta casi las piernas de atrás, de manera que abra bien la pinza. Recorta una tira de papel rojo y con la ayuda de una tijera conviértela en un espiral, dejando la parte final recta.

Ensamblar las piezas utilizando pega (tendrás que reforzar luego con silicona), les permite trabajar el control de sus manitas para este tipo de tareas: no exprimir demasiado fuerte la pega para que no salga demasiado o colocar las piezas donde van , por ejemplo. Además, es una manera de crear espacios donde el seguimiento de instrucciones, la concentración, atención y el “Quite time” sean los protagonistas. Y, por si fuera poco, trabajas motricidad fina, coordinación viso-motora y creatividad. 

Haciendo la actividad es una buena oportunidad para hablar de estos lindo animales. Búscate algunos datos curiosos previamente y conversen en torno a ellos. Por ejemplo, hablen acerca de su color inicialmente (lo podrías hacer en forma de pregunta para testear qué tanto sabe acerca de ellos). Te dejo algunos de los datos que más me gustaron acerca de la iguanas. No tienes que hablar de todas ellas, utiliza aquéllas que consideras se adaptan más a la edad de tu peque:

  • Las iguanas necesitan tener luz ultravioleta (luz del sol) para poder digerir correctamente los alimentos.
  • Las iguanas son animales herbívoros y las que viven en cautiverio se alimentas de muchas frutas y vegetales.
  • Las iguanas machos pueden llegar a ser muy agresivas durante la época de reproducción.
  • Las iguanas hacen “El baile del cortejo” y tiene gran importancia en el apareamiento. Consiste en la expansión de la papada del macho y movimientos de la cabeza y de la cola. En general, la papada y la cola son elementos indispensables en la comunicación de la iguana con los de su especie. De hecho, la cola la emplean en ocasiones como arma.
  • La hembra, cuando está embarazada, cava túneles para poner sus huevos y dispersarlos, y así despistar a los depredadores. Estos túneles pueden llegar a tener hasta 2 metros de profundidad.
  • Son grandes observadoras y suelen pasar gran parte de su tiempo sin hacer nada, sólo quietas y observando. Eso sí, si es necesario, tienen una rapidez de reacción impresionante.
  • ¿Sabías que existen iguanas marinas? (¡Gracias Octonautas!). Estas iguanas son uno de los pocos lagartos que pueden desenvolverse con facilidad en el mar, metiéndose en zonas muy profundas en busca de alimento y pudiendo aguantas estar hasta 45min dentro del agua. Es originaria de las Islas Galápagos en Sudamérica. Se alimentan de algas y otras plantas marinas. Para mantenerse bien hidratadas, las iguanas marinas tienen un mecanismo natural de expulsión de la sal por medio de unas glándulas en su cuerpo. Así no acumulan sal marina en su organismo ni su piel. ¿Interesante, no?

3. “I” de Imán:

Una actividad que puede no sea para durar horas jugando, pero ¡vaya que es súper divertida! Y puede estar a la mano durante varios días para volver en varios intérvalos del día. Solo necesitas limpia pipas de colores, una varita magnética, un marcador negro y ojitos de manualidades. Primero, corta los limpia pipas en trocitos (algunos los enrosqué con la ayuda en un lápiz para hacerlo más divertido) y colócalos en un platico plástico hondo. Luego, pega con silicona los ojitos abajo de la mitad de la parte imantada de la varita, y pinta con marcador una naricita y boca. Invita a tu peque a hacerle “peinados” a la cara de la varita. 

La cara de sorpresa será fantástica y, además, tendrán la oportunidad de hablar de la “I” de Imán, así como el poder que tiene este instrumento con los objetos metálicos. Divertido, ¿eh?

4. “I” de Iglú:

Esta fue la actividad con la que estuve más entusiasmada y… ¡No me equivoqué! Sebas la disfrutó un montón y pasó horas jugando, tocando y hablando. Hasta me pidió que le buscara videos de los iglús verdaderos. Si me siguen desde hace tiempo en instagram, sabrán que durante mucho tiempo tuve en casa estos rellenos que vinieron en alguna caja que nos llegó. Estuvo en la piscina de pelotas un largo tiempo, formó parte de algunos juegos y en éste vi una oportunidad de utilizarlos de una manera hermosa. De base, utilicé una bandeja de galletas y para pegarlos utilicé silicona. Alrededor, coloqué la Nieve Casera que teníamos guardada y unos pingüinos y osos polares plásticos. El resto, ya saben cómo acaba: ¡Con magia pura y diversión! Un pequeño mundo y muchas oportunidades de aprendizaje.

¿Quieres ver cómo hice el iglú? Te dejo el video.

Espero que se hayan divertido con nosotros, ¿qué me dicen? ¿lo intentas en casa?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *