La Guarida Secreta de Pompones: reciclando material

La Guarida Secreta de Pompones: reciclando material

Cuando de reciclar se trata, Sebastian nos ha abierto una posibilidad infinita para juegos. Desde botellas de agua (¡le encantan!) hasta cartones de huevo, nos ha permitido iniciar, extender, inventar o rediseñar un juego. 

 

En esta oportunidad, y con la ayuda de la Funtastic Mom Asia Citro (ver libro en las referencias al final), hemos incursionado en este juego que ha resultado ser maravilloso para poner a trabajar esos bracitos y deditos (Motricidad Fina). Hicimos un pequeño cambio a la versión original, pues no tenía aún vacío el material que ella utilizó (y soy muy desesperada como para esperarme cuando una actividad se me mete en la cabeza) y ¡funcionó de maravilla! 

 

Te sorprenderá lo poco que necesitas y lo mucho que ellos pueden aprender y desarrollar con esta actividad. Empezando por lo ya nombrado anteriormente: Motricidad Fina, pero, también, descubrirás que puedes trabajar concentración, atención, coordinación viso-motora y paciencia (¡mucha paciencia!). Al principio tendrás que ayudarlos, pero poco a poco agarrarán el hilo. 

 

Es un juego, además, que podría ser utilizado para llevar a casa de la abuela, a la sala de espera del médico o en el carro cuando hay un trayecto largo (solo RECUERDA mantener a tu hijo siempre bajo supervisión, nunca lo dejes solo con el material).

 

MATERIALES PARA LA GUARIDA SECRETA DE POMPONES

1 “lata” de galletas (que el cilindro sea de plástico o cartón. En nuestro caso, usamos una de cilindro  de cartón) 

Pompones de diversos colores

Un envase

Cuchillo, tijera o destornillador

 

INSTRUCCIONES

1. Asegúrate de no preparar esta actividad con tu hijo cerca. Preferiblemente, hazla mientras esté dormido, pues estarás manejando instrumentos que podrían hacerle daño en cualquier descuido.

2. Toma la “lata” y con la ayuda de un cuchillo/tijera/destornillador (el que encuentres más práctico), abre agujeros en varias partes del cilindro. Asegúrate que sean lo suficientemente grandes para que entren los pompones. Puedes realizar unos más amplios y otros más pequeños para agregar niveles de dificultad, pero que no sean tan pequeños como para hacerlo imposible, ni tan grandes como para hacerlo demasiado fácil.

3. Abre la lata y asegúrate de eliminar cualquier residuo que haya podido generarse al abrir los agujeros.

5. En un envase aparte coloca los pompones.

4. Preséntale el material a tu peque, enseñándole de qué se trata el juego. Toma un pompón e introdúcelo en un agujero. Después toma otro e introdúcelo en otro agujero. Hazlo 4 ó 5 veces antes de animarlo a hacerlo. 

 

 

Nota: en nuestro caso, las primeras dos veces tuve que ayudarlo a sostener la “lata” puesto que se le resbalaba cuando intentaba introducir los pompones, pero poco a poco fue descubriendo cómo tomarla con una mano (a veces hasta ayudado de sus piernas) para introducir con la otra el pompón. 

 

Referencia

Asia Citro, Med (2014). 150+ Screen-Free Activities for Kids. Adams Media.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *