Atlanta no se caracteriza por ser una ciudad de grandes nevadas, pero ¡vaya que se ha destacado este año! Por segunda vez en este invierno, hemos tenido un blanco amanecer. Por ser una ciudad poco acostumbrada a este blanco paisaje, la misma se encuentra poco preparada para estos momentos. Consecuencia de ello, todo se paraliza cuando hay una alarma de bajas temperaturas y nieve, y no queda otra que optar por el encierro.

Sin embargo, quien me conoce sabe que no puedo quedarme quieta. Me gusta estar en casa, sí, pero siempre inventando algo. Entonces, si amanecemos con nieve, ¿qué mejor que aprovechar este lindo (pero muy helado) recurso para jugar? ¡Manos a la obra!

1. Pintar la Nieve en su Escenario Natural.

Lo primero que hicimos fue bajar a jugar (hay que aprovechar los pocos momentos en los que tenemos nieve). El frío era tremendo, pero aun así Sebastian parecía querer jugar, aunque esta emoción no duró mucho. En unos envases de jabón de manos vacíos, coloqué acuarela líquida diluida en agua (antes de salir). El juego consistía en pintar, presionando el pico del envase. El líquido salía como un chorro, dejando en la nieve una linda impresión de colores. Una excelente manera, además, de trabajar creatividad y motricidad fina.

2. Trasvase de Nieve.

No soportamos el frío por mucho rato, así que decidimos traer la nieve a la casa para seguir jugando en el calor de nuestro hogar (jajajaja). Una nueva oportunidad de juego haciendo trasvase de nieve del suelo a un recipiente.

3. Volcán en Erupción.

Este experimento ha estado en nuestro repertorio en oportunidades pasadas y de diferentes maneras, pero cuando vi esta idea, sabía que teníamos que hacerla. No solo por lo fácil de montar sino, también, por lo divertido que ha sido para Sebastian las veces que lo hemos hecho. 

¿Qué necesitas?

Un vaso o envase de plástico pequeño

Bicarbonato de Sodio

Colorante de Comida (color de tu preferencia)

Vinagre

Nieve Fresca

Un envase o bandeja grande donde hacer el volcán

Envase plástico para Salsas o de pega escolar (vacío)

NOTA: antes de hacer la actividad asegúrate de tener suficiente bicarbonato de sodio y vinagre porque es una actividad que a los peques les encanta continuar por largo rato.

¿Cómo hacerlo?

Paso 1.

Coloca el vaso en el centro de una badeja o envase grande.

Paso 2.

Con la nieve, forma el volcán alrededor del vaso cubriéndolo por completo (excepto la parte de arriba) y presionando bien la nieve para que se compacte.

Paso 3. 

Coloca de 2-4 cucharaditas de bicarbonato de sodio y 3-6 gotitas de colorante de comida. Dependiendo de la edad de tu peque, el tiempo y tu tolerancia al desastre, puedes dejar que tu peque haga este paso.

Paso 4. 

En un envase plástico o de pega escolar vacío, coloca vinagre suficiente.

Paso 5. 

Ofrécele el envase con vinagre a tu peque y explícale que debe echar el contenido en el centro del volcán.

Paso 6.

Deja que la magia ocurra.

NOTA: como verán en el video, en nuestro caso, tuvimos un pequeño inconveniente con el pico de nuestro envase de pega, por lo que no salía suficiente vinagre para permitir que la erupción de nuestro volcán apareciera de manera más rápida, así que para poder conseguir el resultado deseado, le ofrecí a Sebastián el envase abierto y esto ayudó bastante.

4. Lienzo de Nieve.

Como el frío no nos dejó disfrutar de nuestra sesión de arte al aire libre, decidimos repetirla en casa pero de manera diferente. En tres envases pequeños coloqué acuarela líquida diluida con agua (lo saqué de los envases de jabón que utilicé en la actividad 1), en un envase o bandeja grande coloca nieve fresca y ofrécele a tu peque un pincel. Deja que él se encargue de lo demás. 

Y se nos acabó la nieve que trajimos a casa, así que si mañana amanecemos con más nieve en el piso, ¿qué tal si hacemos más actividades? ¿Me acompañan?

Espero les haya gustado y si tienen nieve en la puerta de su casa, cuando la paleen piensen en estas ideas para hacer con sus peques (jajajaja).

¡No vemos en el próximo invento!

Referencias:

Play Learn Grow

There’s Just One Mommy