Halador de Cordones: explorando, jugando, reciclando

Halador de Cordones: explorando, jugando, reciclando

¿A quién no le ha pasado que su peque se divierte más con un envase de plástico o una caja que con el juguete en sí? En esta casa tenemos a un experto en botellas plásticas (jajajaja), así que es mejor aprovechar estas pasiones para brindarles más allá de una botella, una oportunidad de juego y aprendizaje.

 

Al parecer no hay nada más motivador para un niño que encontrarse con aquello que NO sea un juguete, así que comienza a recolectar y reciclar todas esas cosas que ves que le llaman más la atención a tu peque, no sabes cuándo podrás convertirlas en un juguete casero.

 

En esta ocasión, nuestra “víctima” fue un envase de queso parmesano, pero también puedes hacer uso de otro envase de plástico (transparente o de color) como el de las galletitas “puff” para bebés. Verás que encontrarán en este juego algo interesante a explorar. Al principio, es probable que tu peque necesite un poco de guía para entender de qué se trata. Explóralo con él y, luego, dale la oportunidad de hacerlo a su manera.

 

Ya este juguete tiene en nuestra familia 2 ó 3 semanas y aún no nos aburrimos de él. Va y viene intercalado con otros juegos y, en ocasiones, hasta nos ayuda a hacer espacios para estar sentados y calmados (importante para controlar a veces todas esas energías que nunca sabremos de dónde sacan, ¿verdad?). La hora de la rutina antes de acostarse puede ser un buen momento para jugar la carta de “¡Juguemos a halar los cordones!” para bajar la adrenalina. Verás que rápidamente pondrán sus deditos a trabajar su motricidad fina, y si no ves gran interés en ese momento, puedes dar tú la iniciativa invitándolo a jugar: “¡Mira! ¡hala éste, éste, éste!… ¡Ahora éste!”. Pronto, estará concentrado viendo los cordones, halándolos de un lado al otro y encontrando la forma de entender cómo funciona, así desarrolla su habilidad de comprensión, concentración y coordinación viso-motora.

 

MATERIALES PARA EL JUGUETE DE CORDONES

Envase de plástico como el del queso parmesano

Cordondes o trenzas de zapato de diferentes colores 

Taladro

Lija

 

INSTRUCCIONES     

1. Lava y elimina las etiquetas y residuos de pega del envase de plástico a utilizar.

2. Con el taladro, abre varios agujeros en el envase. En el nuestro, abrimos 12 agujeros para 6 cordones.

3. Con cuidado lija los agujeros para eliminar los excesos de plástico y dejarlos lisos. De esta forma, los cordones no se engancharán al ser halados. Yo encontré más fácil ayudarme de un palito para lijar alrededor de los orificios.

4. Elimina los restos que hayan caído dentro del envase.

5. Corta 6 cordones lo suficientemente largo para que tenga qué halar.

6. Introduce uno a uno los cordones en dos agujeros (evita que sean agujeros muy separados).

7. Realiza nudos en las puntas y, de ser necesario, con un encendedor quema un poco las puntas.

8. ¡A jugar!

 

 Referencia:

Asia Citro, Med (2014). 150+ Screen-Free Activities for Kids.  Adams Media.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *