Garbanzos de colores: Los “dulces” de la diversión

Garbanzos de colores: Los “dulces” de la diversión

Si ya leíste el post sobre el Arco Iris de Arroz, debes conocer lo divertido y motivante que fue para Sebastian. Hasta ese momento, esa había sido la actividad que se había llevado todos los premios. Pero ahora, cabeza a cabeza, llegaron ¡los garbanzos de colores!… Más grandes, más pesados y, por ende, ¡más ruidosos! ¡Toda una explosión de emoción!

 

Ya Dyan Robson lo había comentado en su blog AndNextComesL, pero había estado reacia a creerle hasta probarlo por mí misma. Son tan fáciles de hacer como el arroz de colores, pero ¿adivina qué? No los tienes que dejar secando durante la noche, así que los haces e inmediatamente puede comenzar el juego. Pero aún tengo algo más que decirte: ¡son mucho más fáciles de recoger! Así que el desorden será menor… ¡BAM! 

 

 

 

 

La NO tan buena notica es que se ven tan lindos que parecen caramelos y es probable que el instinto de tu pequeño lo haga mostrar sus destrezas en la coordinación mano-boca apenas los vea (jajaja). Así que si quieres hacer esta linda actividad, mantén en ojo bien puesto en tu peque para que puedas enseñarle que estos lindos “caramelos” en específico no son para comer. 

 

Pero aún tengo más qué decirles: en este caso, al igual que con el Arco Iris de Arroz, las posibilidades son múltiples para extender el juego. En nuestro caso, la primera vez que jugamos con los garbanzos fue tan motivante y llamativo para Sebastian que solo bastó con ellos para mantenernos más de 30min en el juego (Bueno, verán un carrito azul que lo acompañó pero no fue partícipe del juego – jajajaja – pues es uno de sus favoritos). Luego, solo introdujimos un envase transparente y con esto bastó… y ¡sobró!

 

En nuestra segunda ronda, decidí presentárselo de manera distinta, utilizando su camioncito de construcción. Así, estábamos creando un ambiente de “rocas” de colores para “transportar”. Al igual que la primera vez, logramos entusiasmo y diversión en Sebastian durante el juego. Los tocaba, los miraba detenidamente y los lanzaba por todos las esperando el sonido que producirían. 

 

¿No es fenomenal?… y si quieres ver un par de videos de la actividad, no dejes de seguirnos en Instagram @funtastic.mom.

 

Además de ser, evidentemente, una actividad sensorial, los garbanzos de colores les permitirán manejar colores, motricidad fina y hasta creatividad, introduciendo nuevas formas de juego. Asimismo, a partir de los 2 años se les puede ofrecer pinzas (de cocina) y algunos envases para separar por colores; hacer una obra de arte pegando garbanzos de colores en una hoja; y hasta utilizándolos como metras en un “campo de batalla” con soldaditos de plástico. Cuando llegue mi momento, posiblemente me daré cuenta que la creatividad con este material puede dar para mucho más… ¡Y ustedes serán las primeras en enterarse!

 

MATERIALES PARA LOS GARBANZOS DE COLORES

1 Taza de garbanzos (sin cocinar) por cada color que quieras realizar

1 bolsa ziploc grande

Acuarelas líquidas

 

Nota: no he intentado con colorante de cocina, pero en la referencia utilizada comentan que con las acuarelas líquidas se consiguen colores más vibrantes y puede llegar a ser más fácil el proceso, pero ¡tú podrías intentarlo!

 

INTRUCCIONES

1. Coloca una taza de garbanzos sin cocinar en la bolsa ziploc.

2. Echa entre 5-8 chorritos de acuarela líquida.

3. Menea la bolsa, masajeando los garbanzos hasta estén coloreados.

4. Si deseas más color, puedes echar unos chorritos más de acuarela, y mezclar.

5. Repite para cada color que desees.

 

Nota: como pueden observar en las fotos, los garbanzos no quedan completamente coloreados por las irregularidades de los granos de garbanzos. Para guardarlos, haz lo mismo que con el arroz, guárdalo en una bolsa ziploc y la diversión continuará ¡cuantas veces quieran!

 

¿Te gustó? ¡Déjanos un comentario o sugerencia!… ¡Hasta muy pronto!

 

Referencia:

AndNextComesL

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *