Cumple 3 de Sebas: Los Octonautas

Cumple 3 de Sebas: Los Octonautas

¡Hola hola! ¿Cómo están? Por acá con bastante calor, pero disfrutándolo un montón porque ya el otoño está a la vuelta de la esquina, y con él se viene el frío de nuevo.  

No sé si antes les había contado, pero cuando estaba embarazada nos dieron como fecha de parto el 30 de julio: “¿Qué?¿cómo?” Fue mi reacción. Resulta ser que el 30 de julio es mi aniversario de bodas: “¿entonces ahora mis aniversarios serán fiestas infantiles? No way!”. De ahí en adelante, empecé a hablarle a la panza y decirle a Sebas que viniera antes o después, pero ¡no el 30! [risas]. Llegó dos días antes, un 28 de julio [trompetas de triunfo], pero lo irónico es que, aunque nuestro día no es una fiesta infantil, quedamos tan cansados de los cumpleaños de Sebas que ya no queda mucha energía para continuar la fiesta. “Días aquéllos en los que la fiesta no paraba y había tiempo para recuperar energías” [suspiro].

No es que me queje, ¡ojo!. Como todo en la maternidad, todo pasará y llegará el momento que celebremos nuestra vida de parejas sin confetti ni cotillones. Mientras tanto disfrutamos el momento presente, brindándole sonrisas a Sebastian.

Este año fue el número 3 y, a diferencia del año pasado, Sebas participó más y estaba más atento de lo que habría en su cumpleaños, cuántos años cumplía, quiénes venían, etc. Con tanto entusiasmo pues daba ganas esmerarse. 

Ahora, un tema a veces controversial es el tema de lo que ofrecemos de comer. No es una novedad que las fiestas infantiles suelen estar cargadas de MUCHA azúcar. No es que esté en contra de ella (soy súper dulcera). Sin embargo, también sé la importancia de limitarla y llevar una vida más saludable desde pequeños. Es por eso que, aunque no por completo, me esmeré en buscar opciones lindas, sabrosas y saludables para ofrecer en la fiesta.

Recuerdo que hace un tiempo, con entusiasmo, le cuento a Funtastic Dad que en Chile habían sacado una ley prohibiendo los dibujos animados en los envoltorios de los dulces. Me pareció una muy buena iniciativa. Y él, que trabaja en publicidad, me responde: “¿por qué en vez de prohibir los dibujos en los envoltorios de dulce, más bien no hacen más atractivos los de comida saludable?”. Y la verdad, después de pensarlo mucho, tiene razón. Es decir, sigo aplaudiendo la iniciativa y me encantaría que se implementara en más países, pero ¿por qué no trabajar en paralelo la forma de hacer más atractiva las opciones saludables? Pues empecemos nosotros en casa con nuestra comida, lonchas y fiestas.

Es por eso que pienso cada detalle y la comida es una de las que más me quita sueño. La torta sabemos que no hay muchas opciones para cumplir con todos los requisitos (si la saben, déjenmela en los comentarios… serán muy bien recibidas), pero en cuanto a comida podemos tener mejores opciones. La forma cómo la ofrezcamos, en mi opinión, debe ser llamativa para que los niños quieran probarla. Pero además, teniendo este blog, quise incluir juegos, cotillones/recuerditos/favors con algún detalle casero y ¡muchas cosas más!… ¿Me acompañas en mi recorrido?

1. Las invitaciones:

Estando en la era digital, y en pro de la conservación ambiental y del bolsillo [risas], decidimos enviar las invitaciones de manera online a través de la app PaperlessPost. Lo que más me gustó de esta app es que, a pesar de que tienen montones de opciones lindísimas, pude diseñar yo misma en canvas nuestra invitación y agregarla. Algo que no logré hacer con Evite. Aquí el resultado:

2. La decoración:

Toda fiesta resalta gracias a las decoración. En nuestro caso fue súper sencilla. El tiempo con una mudanza encima no me dio para hace algo más elaborado, y pensando en el ahorro, me fui por algunas ideas sencillas de realizar y, en algunos casos, hasta reciclando material de la mudanza. Además, al haber sido una temática marina como el año anterior, fueron muchas las cosas que pudimos volver a usar en este cumpleaños. Mi intención era que cada detalle estuviese acompañado por alguno de los personajes de Los Octonautas, pero no contaba con que la mesa que usaríamos nos quedaría pequeña [risas] y fueron pocos los personajes que realmente pude colocar.

Para hacerlos simplemente imprimí los personajes en hoja blanca, los recorté, los pequé a unos palillos y los clavé en unos cartones que venían en unas cajas de muebles de IKEA. ¿Pero no son muy livianos para una fiesta al aire libre? No crean que no lo pensé, pero tuve la idea de pegarlos a la mesa con cinta adhesiva y funcionó bastante bien, aunque en un ventarrón se desprendieron.

Conseguimos platos, vasos, mantel y servilleta de Los Octonautas en Amazon, completé con otro set de platos y vasos naranja y aquamarine.

Este post contiene affiliate links 

Unos peces inflables decoraban una ventana, unas pelotas de papel verde y azul las escaleras del deck, y unos globos con helio el buzón de la casa y un lado de la mesa. Utilizamos una linda señal para escribir en tiza que indicaba que siguieran directo al jardín, pero nadie vio [risas]. Además, quise poner un detalle lindo pintando por un lado de dos jarrones algas y peces (utilicé marcadores para vidrio), les puse piedras decorativas (de las transparentes) y un personaje de Los Octonautas en cada jarra.

Por último, los juegos, algunas sillas y una mantita de picnic formaron parte de nuestro mobiliario fiestero.

3. La comida:

Ya les decía que para mí era importante tener opciones un poco más balanceadas a las que comúnmente vemos en las fiestas infantiles. Por eso, en nuestra fiesta el único dulce además de la torta fueron las frutas, unas galletas orgánicas y los heladitos para pasar el calor. Resulta ser que como estábamos en pleno verano y nuestro jardín suele calentar justo por la tarde, mi esposo cargaba una angustia de que la gente se fuese a sancochar. ¡Eureka! ¡Hagamos helados de fruta!, le dije. ¿Por qué no los compramos?, me responde [lean mi cara de “o sea… hello”]. Así que hice mis helados de fruta sin nada de azúcar añadida. En serio, no hacía falta: ¡fueron un éxito! Si quieres ver las recetas, haz click aquí.

 De resto, nuestro menú fue el siguiente:

Nuestra ensalada “hit” de garbanzos. Además de haber tenido invitados vegetarianos, para quienes también teníamos que tener opciones ricas, ésta es una de las ensaladas favoritas en casa (incluyendo a Sebas), así que decidimos hacerla. Y si aún no te convenzo, te comento que es facilísima de hacer y muy económica. Para la fiesta mezclé las siguientes cantidades en un bowl: 4 latas de garbanzos, 4-5 aguacates pequeños (de los mexicanos), 1 1/4 Tazas de queso feta, perejil, sal y pimienta al gusto y el jugo de tres limones. Mezcla bien y sirve o refrigera hasta el momento de comer. NOTA: esta receta es mejor hacerla no más de 3 horas antes de comerla.

Sandwiches. unos de queso y tocinera canadiense baja en grasa y sodio, y otros de solo queso.

Para picar. zanahorias mini con hummus, y guacamole & chips.

Bebidas. papelón con limón (¡un éxito!), aguas, jugos marca “Honest” (los jugos con menos gramos de azúcar en el mercado que he conseguido) y cerveza (para los adultos, claro está).  

 Cuando estaba en proceso

4. La Torta: 

Ésta fue una de las cosas más decepcionantes que me pasó. Resulta ser que es primera vez que tengo horno de gas y descubrí con esta torta que definitivamente no cocinan las cosas igual a los hornos eléctrico [¡Plop!]. Cuando la saqué del horno todo parecía bien: levantó, doró y cuando metí el palillo salió limpio. Estaba contenta. Después me dispuse a decorarlo y ¡qué felicidad! Quedó tal como esperaba. Llegó el momento de cantar el cumpleaños. Todo bien. Cuando empiezo a picar, ya solo picándola dije: “oh oh”. Fingí demencia [risas] y empecé a repartir. Cuando me tocó el turno de comerla: “¡Madre mía! ¿Qué pasó aquí?”. No les mentiré, lo que sobró se botó [corazón roto].

La receta fue de una torta de limón que ya la había hecho antes y queda divina, así que lo que me toca averiguar son los trucos para hacerla en horno de gas. Haz click aquí para ver la receta directamente de página donde la hice.

Para la decoración, simplemente añadí colorante azul al frosting (apartando tan solo una cucharada para hacer olas blancas). Me ayudé con un tenedor haciendo picos (olas), le agregué del frosting blanco a esas punticas. Trituré galletas orgánicas para hacer “arena”. Con Gum Paste hice previamente algunas figuritas marinas para decorar, como: algas, anémonas, maticas, corales.Por último, lavé todos los personajes de la colección de plástico de Sebastián y, así, completé la decoración.

5. Los Juegos:

Era de esperarse que gustándome tanto jugar con Sebas, incluyera actividades y juegos a su fiesta. Pero si hubieses estado presente, con seguridad, te hubieses dado cuenta qué lado del jardín tenía juegos preparados por Funtastic Dad y qué lado era de Funtastic Mom.

Por un lado, teníamos arquerías de fútbol, bate y pelota de béisbol, y un juego para ensartar. Por el otro, tuvimos la mesa de agua con peces y cañitas de pescar (de plástico), una caja plástica con agua, arena y animales marinos (que se turbió, parecía agua sucia y los animalejos no se veían, ¡plop!), animales marinos congelados y una estación temporal para pintar con burbujas.

A diferencia de lo que les mostré en estos días en mi cuenta de instagram, la actividad de pintura fue aplicando una técnica diferente. Estuvo muy divertida, aunque diferente a como la imaginaba y aquí te daré algunos tips para que salga perfecta. De seguro la estaremos repitiendo para observar los cambios.

MATERIALES

Botellas plásticas

Mallas (tipo de bolsas de frutas y/o verduras)

Cinta adhesiva de embalaje 

Glicerina

Jabón de Lavaplatos transparente

Agua

Platicos hondos

Colorante de Comida, Acuarelas Líquidas o pinturas lavables

Cartulina para acuarelas

Paso 1.

Corta las botellas desechando la base y manteniendo el lado del pico.

Paso 2.

Recorta un cuadrado o redondo de malla más grande que la botella y pégala con cinta adhesiva por el lado hueco. Aparta.

Paso 3.

Para preparar la solución para burbujas: toma un bowl y mezcla 1 taza de agua tibia + 1/4 de taza de lavaplatos transparente + 1 Cucharada de glicerina + Colorante/Acuarela/Pintura.

NOTA: yo particularmente utilicé acuarelas líquidas, pero el color quedó muy claro y casi el efecto no se notaba. Debí echar más acuarela o utilizar una de las otras opciones. En la otra actividad parecida que hice, el colorante de comida funcionó bastante bien.

Paso 4. 

Dale a tu peque una cartulina gruesa para acuarela (para que no se deshaga con el líquido), pídele que moje la botella (del lado de la malla) en la solución de color y que sople por el pico dirigiendo las burbujas a la cartulina.

NOTA: también pueden simplemente jugar haciendo gusanitos de burbujas.

Durante la actividad me di cuenta que Sebastian le cuesta soplar a través de algo (en este caso, la botella), y esto le generó un poco de frustración. Ahora en nuestras actividades diarias (ver en instagram) estoy comenzando algunas que impliquen practicar esta habilidad.

6. Los Recuerditos:

6. Los Recuerditos: una vez más, quería poner un toque lindo, casero y especial en los recuerditos de Sebastian para sus amigos. Así que hice la receta de la plastilina de arena de mamapapabubba que era perfecta para nuestra temática marina y, además, mataba el antojo que tenía de hacerla [risas]. Si quieres ver la receta, haz click aquí. Completé con un personaje de Los Octonautas, un catalejo de piñata, una lupa de piñata, una estrella de mar de plástico y una varita de luz. Para las niñas más chiquitas sustituí la varita de luz, el catalejo y la estrella de mar por un pez infalible y dos pececillos de plástico para bañera.

Espero les haya gustado y gracias por acompañarme en este recorrido del cumple 3 de Sebas.

¡Nos vemos en el próximo invento!

2 thoughts on “Cumple 3 de Sebas: Los Octonautas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *