Contando, Pintando y Jugando: Inspirado en el libro “The Watermelon Seed”

Contando, Pintando y Jugando: Inspirado en el libro “The Watermelon Seed”

¡Hola Hola! ¿Cómo están? Por aquí vamos muy bien, pero ¡¿Pueden creer que ya estamos en noviembre?! ¿En serio? A veces tengo la sensación de que el tiempo me pasa por encima como un camión [risas]. Pero bueno, a lo que vamos. 

“The Watermelon Seed” (La Semilla de la Patilla) de Greg Pizzoli es una historia ligera y divertida acerca de un cocodrilo que ama la 🍉 con locura “para el desayuno, para el almuerzo y para la cena”, pero un día se traga una semilla y esto desencadena un gracioso ataque de pánico.

Así que esta historia te permitirá trabajar un poco el tema del miedo y cómo nuestra mente a veces juega, a su vez, con nuestra imaginación en esos momentos, aumentando nuestras sensaciones y disminuyendo nuestra capacidad de reacción. Puedes acompañarlo con preguntas como: ¿Te has sentido alguna vez como este cocodrilo cuando se tragó la semilla?¿Recuerdas en qué parte de tu cuerpo estaba ese miedo? ¿Qué pensabas? Si son muy pequeños como Sebas, quizá podrías empezar compartiendo tú un momento en que te hayas sentido así y después podrías preguntar: ¿te ha pasado?

 Este post contiene links afiliados

Nos encanta tanto este libro que decidí hacerle un juego inspirado en él. Nuestro objetivo aquí era trabajar conteo y reconocimiento de números a través de puntos. Pero primero, involucré a Sebas en la elaboración de la patilla/tablero, después de haber visto esta linda idea en la cuenta de @mamapapabubba. Ella hizo con su hija un montón para hacer una guirnalda de cumpleaños de temática veraniega (¡bellísimo!). Con esto trabajamos un poco de creatividad, imaginación y motricidad fina a través del arte. Una vez teníamos nuestro “tablero” de patilla listo, nos dispusimos a echarle una “probada”. Al final, te dejo los materiales e instrucciones para hacer tu “tablero”.

¿En qué consistía el juego? Darle a los dados e ir incorporando la cantidad de “semillas” (frijoles negros) a la patilla que pedían los dados. Al final, debíamos contar cuántas semillas habíamos puesto en la patilla (con ayuda, claro está). Sebas se divirtió muchísimo con los dados y contando.

Su maestra ya me había comentado varias veces su habilidad de contar a medida que señala con sus deditos. En casa ya lo había notado y, por eso, solemos hacer muchas “actividades” improvisadas para reforzar lo que tanto le gusta.

Este juego es bastante sencillo de realizar y muy divertido para jugar.

MATERIALES PARA EL “TABLERO”

Un filtro de café blanco

Un marcador lavable rosado o fucsia 

Un marcador verde

Una botella de spray con un poquito de agua

Una bandeja donde trabajar y dejar secar 

Paso 1.

Alisa con tu mano el filtro de café.

Paso 2.

Pide a tu peque que pinte el filtro con el marcador lavable rosado.

Paso 3.

Ofrécele la botella de spray y pídele que eche el agua sobre el filtro para que el color del marcador se esparza. Deja secar.

Paso 4.

Una vez seco (entre 12-24horas), con el marcador verde, dibuja un borde por toda la patilla.

Paso 5.

Dobla el filtro a la mitad y éste será tu tablero de juego.

¿Vieron que fácil y divertido? Espero que les haya gustado. Nos vemos en el próximo invento. 

<

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *