Caja de Luz: una infinidad de oportunidades

Caja de Luz: una infinidad de oportunidades

Tal como lo describo en el título, las cajas de luz abren una infinidad de oportunidades de juego. Tanto para iniciarlo como para extenderlo, así que te invito a que tengas una, ¡No te arrepentirás!

 

 

 

Es bastante fácil de realizar y tan liviana que hasta tu peque querrá cargarla [manos tapando los ojos], así que tienen que tener mucho cuidado con el enchufe y este pequeño intento de jugar a levantar la caja. Aunque no lo he intentado aún, se podrían realizar unos ajustes para solucionar este inconveniente, y más adelante en las instrucciones se los presentaré a ver si te animas a implementarlos.

 

¿Para qué hemos utilizado la caja de luz?
Por la edad de Sebastian, básicamente hemos utilizado esta caja para jugar con bolsitas sensoriales (de arroz, water beads y purpurina). Y debo decir que solo la caja ya les parece atractiva, pero al incluir estas bolsitas y ver cómo se iluminan los colores y materiales que están dentro, el contenido parece mágico.

 

 

 La caja de luz puede ser una excelente herramienta para jugar con muchos materiales (y si son de colores y traslúcido, ¡mucho mejor!). Espero poder ir compartiendo con ustedes, a través de nuestra cuenta de Instagram @funtastic.mom, las diferentes actividades que hagamos con esta linda herramienta. Estas actividades pueden ser tan desastrosas o recatadas como quieras, lo importante es brindarle la oportunidad a tu hijo(a) de que experimente materiales de una manera diferente… ¡luminosa!

 

En el High Museum of Art Atlanta tiene unas mesas de luz preciosas con piezas de acrílico inspiradas en los libros de Eric Carle, lo que nos habla de la infinidad de objetos y formas que tenemos para jugar con estas cajas. Aquí les dejo una pequeña miradita de nuestro juego en la mesa de luz del museo:

 

¿Te convencí? ¿No me vas a decir que no quieres una? ¡Es súper fácil! ¡Aquí te van los materiales y el paso a paso! 

 

MATERIALES PARA LA CAJA DE LUZ
Una caja plástica transparente. Preferiblemente con tapa lisa (yo no conseguí, pero es de gran utilidad). El tamaño, dependerá de cada quien.
Papel de seda blanco
Papel de aluminio
Luces de Navidad (LED)
Cinta adhesiva de embalaje

 

 INSTRUCCIONES
1. Por dentro, forra la caja con el papel de seda (tapa, fondo y lados).
2. Sobre el papel de seda, forra con papel de aluminio todos los lados de la parte de abajo de la caja (NO LA TAPA). Colocando la parte brillante del papel aluminio hacia arriba. Esto funcionará como espejo y permitirá que las luces iluminen un poco más.

3. Introduzca las luces proporcionalmente por la caja.
Nota: en este paso, una de las posibles soluciones al peso podría ser introduciendo un par de piedras u objetos pesados dentro de la caja (pegándolas del fondo) antes de introducir las luces.
4. Tapa la caja y séllala con cinta adhesiva transporte de embalaje.
Nota: dependiendo del grosor del cable de tus luces, tendrás que abrir o no un agujero en la caja. En nuestro caso, el cable es delgado y permitió sacar el cable por la tapa sin que impidiera cerrar la caja perfectamente.
5. Prepara materiales o bolsitas sensoriales y enchufa la caja a un toma corriente… ¡estás listo(a) para jugar!

Referencia:

Danny Banya
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *