Barquitos Imantados: Un juego de verano fácil, rápido y divertido

Barquitos Imantados: Un juego de verano fácil, rápido y divertido

¿Eres una de las que bota las tapitas de las compotas en bolsita? ¡No lo hagas más! Estas tapitas son un recurso maravilloso para jugar y aprender con tu peque, desde clasificación de colores hasta la creación de juguetes caseros. Así que la próxima vez que tengas de estas compotas en casa, te invito a que hagas una cajita de reciclaje.

 

Para nadie es un secreto que jugar con agua es de las cosas favoritas de todo niño. No importa si viene en forma de charco [¡Vamos! todas juntas… ojos blancos en 1,2,3…] o en una hermosa presentación en el jardín o bañera, siempre siempre jugar con agua es una opción que debemos tener en cuenta a la hora de hacerle juegos a nuestros peques porque nunca nos deja mal.

 

En este caso, esta linda idea de @happytoddlerplaytime me pareció ideal para hacerla con Sebas desde que la vi. No solo incorporas el material favorito para los peques (un ganar garantizado) sino que, además, de manera muy linda abres posibilidades al trabajo de motricidad fina y gruesa, coordinación viso-motora, precisión, paciencia e imaginación.

 

Es importante que antes de mostrarles más y explicarles cómo hacerlos, les comente que algo que jugó en mi contra fue el tipo de caja plástica que tenía. Como no tenemos una mesa especial para jugar con agua y ayuda mucho que tu peque pueda ver sus manos trabajando para hacer que los barquitos se muevan, se me ocurrió utilizar nuestra caja plástica transparente y hacer mi propia mesa utilizando dos sillas como soporte o patas (hi five!). El problema fue que por debajo, nuestra caja, no era lisa en su totalidad, lo que impidió el movimiento más fluido de los barquitos. Cuando ya Sebastian perdió la paciencia o el interés de seguir intentando que los barquitos fueran más allá, incorporé algunos utensilios de su juego de cocina para continuar la diversión. Los barquitos quedaron relegados en una esquina (jajaja). No vayan a echarle la culpa a los pobres barquitos que, estoy segura, hubiesen tenido un feliz final si hubiésemos tenido la caja plástica apropiada.

 

MATERIALES  

Tapitas de compotas en bolsita (el número de barquitos que quieras tener)

Imanes pequeños circulares (el mismo número de tapitas)

Palillos

Papel blanco u hojas de foami

Pega de Silicona con pistola

Mango imantado 

INSTRUCCIONES

1. Con ayuda de la pistola de silicona, pega los círculos imantados en cada una de las tapitas (por la el lado que tiene el enroscado).

2. Pega, igualmente con la pistola, pega una punta de un palillo en una ranura de las tapitas.

3. Recorta rectángulos pequeños de papel o foami (éste último funciona mejor para el agua) e insértalos en los palillos (abriéndole huecos con el mismo palillo) para hacer las veces de la vela del barquito.

4. Prepara tu espacio de juego y “mesa” plástica con agua, coloca tus barquitos y… ¡Que comience la diversión! Invita a tu peque a mover los barquitos por debajo de la mesa con el mango imantado.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *