Arcoíris de Arroz: diversión para todas las edades

Arco iris de Arroz: diversión para todas las edades

Y fue aquí cuando más me enamoré de la posibilidad de jugar y aprender con Sebas. Esto ocurrió a sus 11 meses. Y les aseguro que es una actividad súper fácil de hacer y los resultados son ¡fenomenales! No sólo lo lindo que queda este arcoíris de arroz (¿No me van a decir que no es adorable?), sino lo divertido que le pareció a Sebastian. Entre los colores, su posibilidad de agarrar muchos granitos con sus puños y el sonido que producían al caer, su fascinación por esta actividad fue delirante… ¡Te has ganado un puesto privilegiado en nuestro corazones,  arroz colorido!

Por si fuera poco, la diversión no tiene que acabar ahí. Este arcoíris arroz es muy fácil de almacenar para que la diversión se repita cuantas veces quiera tanto mamá/papá como hijo(a). Como ya deben saber, y creo ya haberlo mencionado en alguna otra oportunidad, los bebés suelen tener un período de atención limitado por el hecho de que están descubriendo el mundo, aprendiendo todo lo que existe a su alrededor y cómo se usa. Solo con los objetos dentro de la casa, suelen tener bastante estímulo. Es por eso que sueltan las cosas con facilidad y van en busca de otras. Así que no te sientas mal si su interés por la actividad dura escasos minutos. En mi caso, esta fue la primera vez que logré que mantener a Sebas por 30 minutos (¡Yeiiiiii!) emocionado y atento a una actividad… y pudo haber sido más, pero ya era hora de comenzar su rutina de dormir: comida, baño, cuento, apapachos… y ¡a dormir!. 

¿Cosas que puedes trabajar con esta actividad? Motricidad fina, colores, habilidades sociales con el juego junto a mamá/papá, a nivel sensorial a través de las texturas y a nivel auditivo a través del sonido que producen. 

¡Ahhh! ¿Ya te dieron ganas de comenzar? Antes de pasar a la receta, aquí les van algunas recomendaciones y lecciones aprendidas:

1. Limitando el desastre.

A la hora de hacer el montaje del espacio es importante el uso de un mantel, pero, también, es recomendable usar una sábana debajo del envase que utilicen. De esta manera, si el arroz cae fuera, no saldrá disparado por toda la casa, y podrán recoger al final con más facilidad (¡de nada!). Asimismo, es más apropiado y menos desastroso utilizar una caja de plástico grande donde puedas colocar tanto a tu hijo como el arroz (con o sin una cacerola adicional). Esto fue algo que no hice la primera vez y, aunque pudo ser peor, tuve que recoger un poco más… Pero esto no afectó la diversión y el gozo de Sebastian… ¡Por supuesto!

2. Supervisión y juego con mamá/papá.

Es súper importante la supervisión de mami y papi en el juego con arroz. Y mientras más pequeño, más importante. No queremos que nuestro hijo(a) se ahogue con un granito, así que siempre mantén la vista en tu pequeño. Si tu bebé está en la etapa de meterse TODO a la boca y, en otras oportunidades, has visto que “eso no es para comer” no ha funcionado, es mejor que esperes un poco más para iniciarlo con esta actividad. La seguridad de tu bebé primero.

3. Para bebés a partir de 6 meses.

Algo importante de recordar es la edad de tu pequeño. Si aún no se sostiene solo sentado, podrías utilizar la silla de comer para esta actividad (colocando una sabana debajo para esos arrocitos que salgan volando desde lo alto de la silla). Utiliza un recipiente pesado y una menor cantidad de arroz. Podrías, asimismo, iniciar el juego con arroz blanco e introduciendo en el arroz 2 o 3 de sus juguetes favoritos. Una vez se sostenga solo sentado, y veas que le llama la atención la actividad, podrías intentar con arroz de colores.

4. Para niños de 1-3 años.

Con niños un poquito más grandes podrías aumentar la cantidad de arroz y agregar colores divertidos y variados que les llamen la atención y les permitan mezclar con sus manitas a medida que van agarrando y moviendo dentro del envase. Una de las fascinaciones más grandes que encuentran en este juego es el sonido que producen al caer, por lo que si colocan el arroz dentro de una cacerola de aluminio y ésta, a su vez, la meten junto a su pequeño dentro de la caja de plástico, la diversidad de sonidos será ¡fantástica!

5. Para niños mayores de 4 años.

Cuando ya tus peques están más grandes, ésta podría ser una fabulosa herramienta para trabajar con ellos diversos temas como el mundo espacial (coloreando el arroz solo de negro e incorporando planetas de papel, cartón o plástico), el mundo marino (coloreando el arroz de azul e incorporando animales marinos de plástico), o un tema sobre construcción (coloreando el arroz de marrón e incorporando camioncitos de construcción). No solo tienes que trabajar un tema en particular, podrías simplemente tomar la preferencia de tu hijo(a) por alguna película o dibujo animado y “recrearlo” con el arroz y algunos juguetes. Por ejemplo, pinta el arroz de azul, coloca algunos copitos de nieve y algunos personajes de Frozen y… ¡Voilá!

6. Extendiendo el juego.

Cuando trabajas con niños es importante tener en cuenta que mientras más pequeños, más difícil es captar su atención por períodos largos de tiempo. Sin embargo, podrías incorporar diferentes estrategias para extender el tiempo de juego. En este caso, siempre empieza con el material solo para que tenga la oportunidad de verlo, tocarlo y explorarlo. Cuando veas que su interés está disminuyendo, enséñales cosas nuevas que pueda hacer: toma una gran cantidad con tu puño y déjalo caer desde lo alto para que escuche el sonido que produce; introduce tus dos manos y revuelve todo para que también haga sonidos vea cómo el arroz comienza a mezclarse (si es que ya no lo hizo). Una vez hayan pasado esta etapa, podrían introducir tazas y/o cucharadas medidoras y muéstrale cómo puede llenar y vaciar, o utilizar una taza llena de arroz para llenar otra. Los niños aprenden por repetición e imitación, pero no esperes que a la primera ya lo hagan. Es probable que busquen llenarlo con sus manos. Después, podrías incorporar algunos de sus juguetes favoritos y, así, hasta que veas que ya su interés en la actividad esté agotada… O, quizá, quieras guardarte algunas ideas para repetir el juego.

MATERIALES PARA EL ARCOÍRIS DE ARROZ

1 Taza de arroz por cada color que quieras hacer

8 o más gotas de cada colorante de comida

1 cdta de agua

1 bolsita ziploc de un cuarto de galón

Papel parafinado

INSTRUCCIONES

1. Mete una taza de arroz en una bolsita ziploc.

2. Coloca la cdta. de agua y las 8 gotas de colorante.

3. Cierra la bolsita ziploc.

4. Muévela como masajéandola hasta que el arroz haya agarrado uniformemente el color. 

5. Puedes echar más gotas de colorante si consideras que hace falta.

6. Prepara bandejas con papel parafinado.

7. Coloca el arroz en la bandeja (no demasiado agrupado, pero tampoco es necesario que sea completamente extendido).

8. Deja secar durante toda la noche. 

9. Repite los pasos para cada color de arroz que desees.

Nota: para guardar y conservar el arroz, solo necesitas una bolsa grande de ziploc o un envase hermético (tupper). 

¡Listo! ¡Ya puedes jugar! 

No olvides dejarnos tus comentarios y sugerencias… ¡Pronto más actividades para que juegues y aprendas con tu(s) peques!

Referencia:

Asia Citro, Med (2014). 150+ Screen-Free Activities for Kids.  Adams Media.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *