Árbol Arcoíris: Juguete Casero para Motricidad Fina

Árbol Arcoíris: Juguete Casero para Motricidad Fina

¿Les ha pasado que tienen un proyecto que les emociona muchísimo porque “están seguras” que sus peques alucinarán? Bueno, así  estaba con este proyecto para Sebastian. ¿Saben qué pasó? ¡No le prestó la más mínima atención! [risas]. Se podrán imaginar el grado de mi tristeza y mi cara (interna) de desilusión. Por supuesto, a él solo le dije: “¿No te provoca jugar, mi amor? ¿No te llamó mucho la atención, eh?”. Pues nada a sonreír y seguir.

Así es como este arbolito estuvo puesto en un escritorio por, al menos, dos meses. Llevando un poco de polvo y sintiéndose solo y sin propósito [violines de fondo]. Ok, ¡está bien!, pararé el drama [risas]. En serio, esto nos pasa a todas las que estamos metidas en este mundo del juego con nuestros hijos. Nos involucramos tanto que volvemos a ser niñas de nuevo y nos emocionamos buscando, armando y jugando con ellos.

Lo importante es no desmayar, no frustrarse. Nuestros peques son todo emoción y franqueza. Si ves que un juego o actividad no les motiva al momento, tómalo con calma y, si puedes, con un tanto de humor (hay veces que no se me da, lo reconozco). A lo mejor lo agarraste en un mal momento del día (está cansado, con sueño o hambre), se encuentra en ese instante más interesado en explorar otras cosas o, quizá, no tiene que haber un razón particular. Simplemente no quiere en ese momento y, ¡está bien! Eso forma parte de su personalidad y sus ganas de mostrar independencia tomando sus decisiones. 

¿Qué quiero decir con esto? Por más frustrante que puedas sentirte, no es el momento de decirles: “¿después de todo el esfuerzo que puso mamá y no quieres jugar?”, “Total que uno se esfuerza y se esfuerza y nada te motiva”, “¿Para qué me molesto en pensar cosas para hacerte si después no quieres jugar?”. Lo mejor es sonar natural, dejarlo aparte por un tiempo, continuar con otra cosa que les llame más la atención en ese momento y sacarlo un tiempo después. 

Pues esto fue lo que hice. Y les doy otro secreto, se lo presenté de una manera diferente. La primera vez, intenté que jugara en su cuarto, donde están TODAS las distracciones habidas y por haber. En esta oportunidad, lo hicimos en la mesa del comedor donde hacemos muchas de nuestras actividades. La primera vez, lo saqué con él y busqué los pomponcitos con él. En esta ocasión, esperé a que estuviera haciendo la siesta para colocar nuestro arbolito con unos cuantos pompones y una pinza. Al levantarse, lo primero que hizo fue ir a la mesa a ver qué había y comenzó a jugar. La primera vez, cuando intentó jugar lo hacía con las manos en vez de la pinza y ¿qué hizo mamá?: “¡Con la pinza! ¡Se juega con la pinza!”, o sea solo le faltó decirme: “¡Déjame ser, mamá!” y no iba a tener nada qué responderle, porque hubiese tenido toda la razón. Esta vez, lo dejé jugar libremente, con la pinza, sin la pinza y experimentando otras formas de usar la pinza que él estaba inventando. De tanto en tanto, le ayudaba si veía que se frustraba porque su experimento no estaba funcionando, pero en líneas generales lo dejé ser.

Espero estos pequeños datos le sirvan, no para este juego, sino para cualquiera que se encuentren motivadas a hacer con sus peques.

Sin más, pongámonos manos a la obra.

MATERIALES

Un rollito de papel absorvente 

10 paletas de helado (nosotros usamos de colores)

10 tapitas plásticas de botellas de agua (también puedes usar chapitas de botellas de vidrio)

Un trocito de cartón que sirva de base

Exacto/cuchilla

Pega de silicona y pistola.

Pompones

Pinza

Paso 1.

Con la ayuda del exacto, abre una ranura al cilindro del rollo de papel absorbente del tamaño de las paletas de helado.

Paso 2.

Introduce la paleta de helado hasta que pegue con la pared interna del cilindro. Sella los bordes de la ranura (Alrededor de la paleta) con silicona.

Paso 3.

Repite los pasos 1y 2 tantas veces quieras.

Paso 4. 

Una vez tengas todas las paletas que desees, pega cada tacita plástica a la pinta de cada una de las paletas.

Paso 5.

Pega el trozo de cartón a la base de tu cilindro.

Paso 6.

Como nosotros utilizamos paletas de colores, armamos un arcoíris pegando una paleta al lado de la otra.

Paso 7.

Pega esta “lámina” de paletas en la parte de arriba del cilindro. Te servirá para irle dando vuelta a tu arbolito con mayor facilidad.

Paso 8. 

Prepara tu espacio con unos cuantos pompones, tu arbolito y una pinza.

Nota: perdonen lo mal grabado del proceso de elaboración. La cámara se movió hacia abajo y no me di cuenta, pero creo que algo de ahí se puede sacar para aclarar dudas.

Espero les haya gustado y se animen a hacerlo con sus peques. Por cierto, ¿les ha pasado lo que me pasó a mí al principio con este juego? Me pasa muy a menudo [risas], pero así también vamos descubriendo gustos e inclinaciones en nuestros peques.

¡Nos vemos en el próximo invento!

Referencia: 

Planning Play Time 

19 thoughts on “Árbol Arcoíris: Juguete Casero para Motricidad Fina

  1. Marta says:

    Meee súper encanta, sin duda alguna voy a hacerlo para mi hijo, ya te lo enseñaré. Muchísimas gracias por compartirlo con nosotras ❤️

  2. sraddiaz@hotmail.com says:

    Me encanta éste arbolito, y le veo muchas posibilidades ♥
    A ver si saco un poco de tiempo, encuentro los materiales y lo hacemos en casa.

    • Funtastic Mom says:

      La verdad es que sí. Por aquí después de un tiempo fue que a Sebas le encantó jugar con él. Me encantará ver cómo te queda!! Gracias!

  3. Sweetcarol says:

    Que bueno y además súper económico aquí está la clave de que no hace falta gastarse mucho dinero para crear juegos didácticos 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *