Aprendiendo las partes del rostro: cantando, leyendo, jugando

Aprendiendo las partes del rostro: cantando, leyendo, jugando

Cuando llegan esos momentos de enseñar “trucos” (como le decimos en casa) a un niño, en este caso Sebastian, no hay mejor manera que incorporar varios elementos para hacerlo más divertido, emocionante y, por supuesto, ayudarlo a relacionarlos en diferentes escenarios. En el caso de las partes del rostro, no solo identificándolos en ellos sino, también, en muñecos, libros y otras personas. 

 

Así es como emprendí este proyecto y, con ayuda de Pinterest (¡Gracias Dios por su existencia! jajaja), lo pude materializar. Ya tenemos un par de meses utilizando este grupo de juegos y después de poco tiempo, la magia apareció: apuntando las partes de su rostro y cuerpo (aun trabajamos con la nariz, pero de resto seguimos divirtiéndonos). Aquí encontrarán algunas de las estrategias que puse en práctica con Sebastian:

 

1. “Ten Tiny Toes” de Caroline Jayne Church. Primero encontré el libro perfecto para incorporarlo a la colección de esta familia y, también, para completar nuestro juego (y sabiendo cuánto Sebastian ama los libros, sabía que sería el highlight de todo el proceso). No solo las ilustraciones son hermosas, “Ten Tiny Toes” es un libro bastante sencillo para niños de 1 año, utiliza repetición (importantísima para el aprendizaje), invita al niño a imitar movimientos como: “toca tu boca y ábrela grande”, es muy fácil de trasladarlo al español mientras lo lees, y de incorporar sonidos y otros elementos al juego. Puedes señalar las partes del rostro tanto en las ilustraciones del libro como en el rostro de tu peque.

 

2. Cantando “Cabeza, hombros, rodillas, pies”. Segundo, ¿Qué de divertido tiene un juego si no hay música en él? La música es una poderosa herramienta para trabajar con niños en el aprendizaje de nuevo vocabulario y, aunque no es que las palabras saldrán por arte de magia, los ayuda de una manera diferente a incorporarlas con movimientos e imitación. Así que, en esta oportunidad, nuestro aliado fue esta canción que la consigues tanto en español como en inglés y pone su cuerpito a mover mientras le enseñas.

 

3. “Viendo mi propio rostro”. Otra buena forma de aprender las partes del cuerpo es a través de ellos mismos. En este caso, no fue haciendo uso de un espejo sino de una foto. Además, este juego le permite tener mayor conciencia de sí mismos. Puedes preguntar: “¿Quién es este niño? ¿Sebastian?”; “¡Mira estos ojitos! ¿De quién son?”.

 

INSTRUCIONES

1. Sólo necesitas tomar una foto de tu peque, preferiblemente de los hombros para arriba e intentando que esté lo más de frente posible (lo cual a veces puedes ser un gran reto con un niño de 1 año, ¿no?).

2. Una vez hayas seleccionado la foto con la que trabajarás, imprime dos (029 tamaño 8×10 ó 11×14.

3. Pega ambas fotos a una hoja imantada (puedes conseguirlas por Amazon o en tiendas tipo Michael´s).

4. Recorta las partes del rostro de tu peque en una de las dos fotos.

5. Coloca la foto entera en una bandeja de galletas o en la nevera

6. Ya puedes comenzar a jugar con las otras piezas sobre la foto entera. Esto le dará a tu peque un poco de referencia.

 

Por supuesto, siempre puedes acompañar el juego con canciones o en conjunto con algún libro que trabaje las partes del cuerpo. 

 

4. Pizarra de fieltro. ¿Ya les conté la pasión que ha empezado a crecer en mí con el fieltro? No sé de dónde vino, pero ahora me encanta trabajar con él. Son infinitas las posibilidades de juego que tienes para crear. Es fácil de manejar y para nada costoso. Bueno, a lo que iba. Una pizarra de fieltro con un rostro para poner y quitar los ojos, boca, orejas, nariz, cabello… ¡Una idea brillante!… y bastante fácil de hacer.

 

MATERIALES

Un (01) corcho enmarcado del tamaño que desees tu pizarra

Una (01) cartulina del mismo tamaño (la medida del corcho sin el marco)

Fieltro de los siguientes colores: negro, carne, blanco, rojo… amarillo, negro, marrón o rojo para el cabello dependiendo de tu preferencia o si quieres que sea como el de tu peque, y cualquier otro color que desees si quieres llegarlo hasta el pecho y hacerle parte de una camisa.

Pega

Tijeras

 

INSTRUCCIONES

1. Corta el fieltro negro del tamaño de la cartulina y pégalos

2. Coloca la cartulina con el fieltro en el marco de corcho (la idea es que esté lo suficientemente ajustado para que no se salga y no tengas que pegarlo, así puedes usar el mismo marco para hacer otras pizarras temáticas)

2. Recorta el fieltro color carne con la forma del rostro, cuello y hombros (yo lo hice por separado, pero creo que es mejor en una sola pieza). Puedes ayudarte dibujándolo en una cartulina o papel y utilizándolo de patrón.

3. Haz lo mismo con el resto de las piezas: ojos, orejas, nariz, boca y cabello. Puedes incorporarle detalles como los de las orejas que ven en las fotos. En mi caso, y por la edad de Sebastian, decidí pegar la base del rostro en la pizarra de manera que fuese más fácil enfocarnos en ubicar cada una de las partes. Sin embargo, ésta puede ser una pieza más dentro del juego. 

 

5. Mezclando las herramientas. Por supuesto que si mezclamos nuestros materiales podemos hacerlo más fascinante, ayudándolos a generalizar la información que le estamos dando. Mis ojos-sus ojos -los ojos del muñeco, por ejemplo. Así que ¿por qué no poner las piezas de fieltro en el rostro del niño que aparece en el libro?¿o los imanes con las partes de su propio rostro? De esta manera extendemos el juegos y encontramos diversas maneras de utilizarlo. Puedes hacer uso, también, de su personaje favorito o peluche para ubicar las partes del rostro y cuerpo. Pronto verás que las estará señalando todo el tiempo con orgullo.  

 

¡Espero lo hayan disfrutado y las inspire para hacer juegos para sus peques! 

 

Referencias:

DIYandDinosaurs

ToddlerApproved

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *