¡Oh! ¡Tacos! El sonido que producen cuando chocan unos con otros (sobre todo cuando haces lluvia de tacos para sacarlos todos al mismo tiempo) es fantástico. Las posibilidades parecen infinitas para trabajar y jugar con estas piezas que son perfectas para niños de un año en adelante. Los colores, el tamaño y la forma los motiva a tocar, explorar y construir un mundo… ¡Su mundo!

 

Pero mientras Sebastian (y sus peques) comienzan a descifrar lo que pueden hacer con sus piezas, podemos darles una manita creando, jugando y aprendiendo con ellos. Después de seis (06) meses teniendo los MegaBlocks en nuestras vidas, decidí hacer algo más que construir las figuras de la bolsa o hacer torres indefinidas para que Sebas se divirtiera destruyéndolas cual Godzilla. 

 

Así que aquí les traigo algunas ideas fáciles, divertidas y llenas de aprendizajes (a veces solo divertidas) que pueden hacer con sus peques en repetidas ocasiones sin que se aburran de hacerla una y otra vez. ¿Listos(as) para divertirse?

 

1. Clasificando por Colores. Esta es una de las actividades más sencillas y divertidas para hacer con tu peque. Mientras van sacando las piezas, ve mencionando los colores y apilándolos por separado: “¡Mira! ¡Rojo! Uno de mis colores favoritos, ¿sabías?”. Puedes ir mencionando, además, cosas que hay de cada color: “¡Otro rojo! ¿Sabías que las fresas son rojas como este taco?” o algo como: “¡Mira! Éste es rojo como tu carrito” [señalando el carrito]. Así lo puedes ir ayudando a asociar los colores con algunos objetos. De vez en cuando puedes invitarlo a participar de la clasificación: “¡Amarillo! ¡Como el sol! ¿dónde va el amarillo?” [y señalas las diferentes montañitas de tacos para ver si va reconociendo de qué trata el juego y dónde van los colores]. No seas muy dura, es probable que le tome un tiempo comenzar a apilar contigo en los lugares correctos. Repite la actividad ahora incluyendo otros objetos y juguetes. Podrían llamarlo la caza de colores. Esto no solo te ayudará a trabajar colores, tamaños sino, también, motricidad gruesa.

 

2. Aprendiendo acerca de Tamaños. Otra manera divertida y de gran aprendizaje es presentarle a tu peque visualmente los conceptos de pequeño y grande a través de tacos. Hacer dos torres con una pronunciada diferencia de tamaño que le permita mirar la diferencia. Es otro tema que tomará tiempo, pero que esta actividad te permitirá trabajar poco a poco. Una vez lo hayas repetido en varias oportunidades, podrías incorporar diferentes tamaños e irle pidiendo a tu peque que te vaya pasando el más pequeño hasta que tengas todas las torres del más pequeño al más alto.   

 

3. Arte con Tacos. Pintura, papel y tacos… ¿Qué más fácil y divertido que eso? Sí, esta bien, quizá también puedas usar un delantal, un plato de plástico o cartón para fiestas, la sillita de comer o una mesa pequeña, pero es todo lo que necesitas. Los tacos serán su herramienta… ¡su pincel! Muéstrale cómo puede hacerlo, introduciendo un taco en la pintura y marcando en el papel o cartulina. Verás que mostrará interés de inmediato y comenzará a mojar el taco (los tacos) en la pintura y haciendo puntitos por todos lados. Así lo ayudas con agarre y creatividad. 

 

4. Reconociendo emociones / Mezclando emociones. Ésta es otra buena forma de dar uso a los tacos. Dependiendo de la cantidad que tengas a disposición, podrás hacer cuantas emociones quieras. Para esta actividad utilicé en total seis (06) piezas de dos puntos (las de base más gruesa) y seis (06) piezas de un punto. Divide el material en tres. Recorta papel blanco del tamaño de cada rectángulo de cada pieza (solo los frentes). Para cada pieza podrás realizar dos emociones (una delante y otra detrás). Utiliza las piezas de dos puntos para las expresiones de boca y nariz, y las de un punto para los ojos. Una vez que dibujes en los papeles las expresiones, pega con cinta adhesiva transparente (por encima) cada papel a la pieza que le corresponda. Puedes ayudarte con cuentos para jugar con esta actividad o hacer uso de tus mejores dotes dramaticales para mostrar a tu peque las expresiones faciales de los tacos. Incluye sonido y gestos con las manos para hacerlo más real. Permítele mezclar las diferentes bocas y ojos, ¡te sorprenderás cómo puedes ir descubriendo otras expresiones diferentes en ellas sin darte cuenta!

 

5. Huellas de Tacos en Plastilina. Tan fácil como suena. Toma un pedazo grande plastilina, haz una bola y aplástala sobre un mantel plástico hasta quedar un círculo (en mi caso abstracto jaja) donde puedan empezar a estampar los tacos como si fueran sellos. Puedes utilizar la plastilina de tu preferencia, pero si prefieres jugar con una casera (no comestible), no dejes de revisar nuestra receta haciendo click aquí.

En ese momento, nos quedaba poca plastilina porque la hemos utilizado para otras actividades, pero puedes hacerle “lienzos” de diferentes colores y hacer que solo marquen los tacos que sean de ese color o dejarlos marcar con libertad. Esta es una buena forma no solo de desarrollar creatividad sino, también, mucha motricidad fina. 

 

6. Túnel de Pelotas y/o Carritos. Para esta actividad es importante tener bastante imaginación para crear, con las piezas que tengas disponibles, especies de puentes por donde puedan pasar carritos o puedan utilizar para rodar pelotas. Esto dependerá del juego que quieras realizar con tu peque. Puedes crear una pequeña ciudad donde coloques diferentes puentes por donde puedan pasar los carritos mientras creas una historia (inventada o basada en un cuento que tengas). También puedes hacer cada puente de un color y pedirle a tu peque que solo pase las pelotas o carritos que sean de ese color debajo de cada puente. Si tu peque es más grande, ya sabe de mezcla de colores y tú tienes las piezas a tu disposición, podrías decirle a tu peque por ejemplo: “solo puedes pasar debajo del puente verde las pelotas y/o carritos de aquellos colores que forman el color verde”. 

 

7. Obstáculos y Barra de Equilibrio. Una buena manera de poner los cuerpitos de sus peques a moverse es haciendo “carreras” de obstáculos. Por supuesto, la dificultad de lo que inventes dependerá de la edad de tu peque así que OJO con eso. En nuestro caso, la instrucción (explicada con ejemplo) era solo pasarle por arriba con las piernas abiertas. Esto les permite fortalecer su motricidad gruesa manteniendo el equilibrio para pasar sin que las piezas se caigan. Definitivamente una actividad que estaremos repitiendo varias veces e incorporando variantes (a medida que Sebas esté preparado) como: caminar en zig zag entre los tacos, saltar los tacos; hasta creo que con la ayuda de un palo de escoba podríamos hacer el “pasar por debajo del palo sin tumbarlo”. 

 

8. Bañarse con Tacos. ¿Quieres diversión prácticamente gratis? A la hora del baño de tu peque utiliza los tacos como parte del baño… ¿Un baño de agua y tacos? ¡uffff! ¡No se imaginan! El sonido que producen cuando se mueven en el agua chocando unos con otros ya por sí solo es divertido, pero Sebastian descubrió por su cuenta otra forma de jugar con ellos: como tazoncitos para verter agua. Construimos torres y se reía viendo como el agua caía cuando metía un taco lleno de agua dentro de otro. Y como son de plástico, secarlos fue bastante fácil. 

 

Y tú, ¿cómo has utilizado esta herramienta? Comparte tu experiencia.

 

Referencias:

Twitchetts

Mom Inspired Life