8 Actividades de Pascuas: disfrutando las festividades con mi hijo de 20 meses

8 Actividades de Pascuas: disfrutando las festividades con mi hijo de 20 meses

 

En Venezuela, no recuerdo haber buscado huevitos de Pascuas o pintado alguno. Pero ahora que estamos en otro país con esta costumbre, es lindo ser parte de ella a través de Sebastian. El significado para nosotros es mucho más religioso, y así se celebra: misa, palmas, vía crucis representado, resurrección (por supuesto, con sus dosis de playa, familia y amigos). Después de vivir, desde lejos nuevamente, días difíciles para mi país, me pongo al día como puedo con ustedes y con el blog.

 

Estas actividades que les presentaré, comenzaron en nuestra visita a Colombia y les dimos continuidad al regresar a casa. Mi intención era brindarle estas actividades con tiempo para que pudieran realizarlas antes de las Pascuas, pero los eventos sucedidos, la familia y amigos, y lo que aún queda de país me mantuvieron mental y emocionalmente en otra parte y, aunque no se ha acabado, logré despejarme un poco para traerles estos jueguitos. 

 

En fin, son muchísimas las posibilidades de juego para las Pascuas, sobre todo haciendo uso de los huevitos de plástico que, por estas fechas en USA, consigues en casi todas las tiendas como Target, Walmart, Michael’s y Dollar Tree. Para este año no hicimos todas las que queríamos e incorporamos algunas actividades de arte (por supuesto) a nuestro repertorio con huevitos de madera.   

 

1. Tesoros en Huevitos. Una excelente manera de trabajar motricidad fina, pidiéndole a tu peque que destape y descubra lo que hay dentro de cada huevito. Puedes colocar juguetes pequeños, pero más interesante es si colocas materiales de diferentes texturas para explorar y tocar. Si tu peque es más grande, invítalo a volver a poner el material dentro y cerrar el huevito. 

 

2. Maracas. Excelente para manitas pequeñas, estas maracas suelen ser de las favoritas de los niños por lo fácil de cargarlas y el sonido que producen. Si quieres realizar varias maraquitas que produzcan sonidos un poco diferentes, coloca diferentes granos en él, como: arroz, frijoles, lentejas. Con una o dos cucharaditas es suficiente. Una vez hayas colocado los granos, sella el huevito con cinta adhesiva decorativa… ¡y que la música invada tu hogar!

 

3. Torres de huevitos. Las torres en esta casa no dejan de pasar de moda, así que.. ¿por qué no hacer torres con los huevitos? Ésta puede ser una actividad llena de retos. No es tan fácil como parece, pero ¿adivina qué? ¡Te tengo un truco! Intercala las tapas con las bases para mantener más equilibrio en la torre. Puedes dejar al principio que tu peque lo descubra. Si tu peque es más pequeño es probable que pierda la paciencia rápidamente, pero puedes ir mostrándoles y trabajando con él esta parte también.

 

4. Caza de Huevitos Luminosos. Una manera divertida de jugar en casa, poniendo en movimiento a tu peque alrededor de la casa buscando huevitos de una manera diferente: ¡Iluminados! Podrías, luego, ir a un baño o esperar la noche para volverlos a encender para permitirle a tu peque verlos de manera diferente… más brillantes. Sebastian se divirtió increíblemente con esta experiencia y si tienes un jardín, podría ser aún más divertido (espero en un futuro lograr hacerlo). Solo coloca velas eléctricas encendidas dentro de los huevitos y escóndelos alrededor de la casa. En el caso de Sebastian, el término “esconder” quizá no sea el mas correcto, pero ustedes me entienden.   

 

5. Pintando Huevitos de Madera.

– Huevitos en Bolsita. Con la misma idea de nuestro post Pintura en Bolsita. La única variante es que en vez de papel, coloqué un huevito. Asimismo, en vez de colocar la pintura en el papel, lo coloqué en la bolsita y después introduje el huevito. Recuerda siempre sellar bien la bolsita con cinta adhesiva de embalaje para evitar posibles desastres. Una vez tu peque haya terminado, corta la bolsita y ábrela con cuidado. Deja secar el huevito en la misma bolsita (bien abierta, recórtala hasta que quede como un mantel), fuera del alcance de tu peque. Por razones técnicas, no pude tomar demasiadas fotos para esta actividad (¡Buuuu!).

 

– Huevitos con Acuarela. Una excelente oportunidad de brindarle a tu peque una forma diferente de trabajar su motricidad fina. Coloca uno de tus huevitos en un cartón o plástico para huevos. En otro cartón de huevos coloca acuarela líquida (yo diluí con más agua) y coloca uno o dos goteros. Muéstrale a tu peque de qué se trata y déjalo hacer el resto (a veces necesitará tu ayuda, y ¡está bien!). Deja secar y tendrás tu siguiente huevito hecho por tu peque. OJO: si tu hijo(a) es pequeño como Sebastian, esta actividad puede llegar a ser un poco desastrosa, así que mantel y papel absorbente cerca es recomendable. 

 

– Crayolas derretidas. Si tu peque es menor de los 3 años como Sebastian, esta actividad requerirá del apoyo de los dos papás, pues más que un craft hecho por tu peque será una experiencia diferente para él que pueden compartir en familia. Coloca tu huevito en un cartón de huevos o alguna otra base que te permita tener tu huevito estable y parado. pica un pedacito de creyó, y pega el secador de pelo hasta que empiece a derretir y chorrear el creyón por los lados. Puedes dejar que tu peque tome el secador con tu ayuda para involucrarlo en la actividad. Repite con diferentes colores hasta que creas es suficiente. Como RECOMENDACIÓN: coloquen el material sobre una bandeja con papel de aluminio o papel encerado para que la limpieza sea más fácil.

 

– Pincel de cepillo. Una manera diferente y divertida de conseguir texturas diferentes. Sin embargo, con el huevito y un peque que no mide su fuerza (jajajaja), termino siendo como un palo de hockey que rodaba de un lado para el otro el huevito a través de la pintura. Esto también está bien: dejarlo experimentar de manera diferente… ¡Gracias a Dios lo hice en la bañera! (jajajajaja). Solo tienes que ofrecerle un poco de pintura a tu peque en la bañera o en un plato de plástico o cartón, el huevito y un cepillo de dientes.

 

– Pintando con Esponjas. Otra forma de crear nuevas texturas en la pintura es incorporando esponjas y lijas al juego. Una vez más, con huevitos y poco control de la precisión a veces se hace más difícil esta actividad, así que la recomendaría para niños más grandes de 3 años. Nuestro huevito volvió a ser marmoleado como los huevitos en bolsita, pero quedaron hermosos y con ayuda de papá. 

 

 

 

Referencias:

Mommy’s Bundle

Smart School House

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *