5 Actividades 2 niños: Aventuras en Houston

5 Actividades 2 niños: Aventuras en Houston

Cuando haces viajes familiares donde tu peque se encontrará con la dicha de compartir con primitos (de sangre o de vida) contemporáneos, esto se convierte en la oportunidad perfecta para hacer actividades que permita la participación de más de un peque.

 

Es impresionante cómo entre ellos se enseñan y las diferencias en el abordaje que muestran en cada actividad, lo cual habla de la personalidad de cada niño. Cuando ves esto, se hace más palpable el carácter de tu peque y cómo puedes ir estimulándolo respetando sus preferencias y maneras de llevar a cabo un juego/actividad. 

 

En este último mes tuvimos la dicha de poder visitar a amigas (más bien hermanas de vida) que no solo me han acompañado en los mejores (y peores) momentos de la vida sino que, además, tuvimos el tino de ser madres primerizas con bastante poco tiempo de diferencia. 

 

Nuestro primer viaje fue a Houston y, tomando en cuenta que Ignacio está empezando a caminar y explorar con más afán de descubrir cosas nuevas por su cuenta (además de ser más abierto a los patuques), quise probar algunas actividades que implicaran pintura y agua. Evidentemente, para mí era una buena oportunidad para que Sebastian viera otras formas de hacer las actividades y ver si se interesaba más en tocar y empatucarse. No fue taaan así, pero definitivamente quedó más empatucado de lo normal, pues el primo se encargó de hacerlo (jajajajaja). 

 

Lo mejor de hacer actividades con más de un peque, es crearles el sentido de trabajo en equipo, de compartir y de crear vínculos sociales a través del juego. 

 

Aquí algunas de las actividades que realizamos: 

 

NOTA IMPORTANTE: ningún material utilizado es comestible, así que tu hijo(a) debe estar siempre bajo supervisión.

1. Pistola de Burbujas. Bueno, ésta no podríamos decir que es en realidad una actividad de Funtastic Mom. Empezando porque no era ni siquiera mi pistola de burbujas, pero vale la pena reseñarla. ¿Por qué? Pues no solo sabemos bien que las burbujas son un atractivo fácil y barato para entretener a niños de cualquier edad sino, también, a los pequeños caminantes los estimulas a correr y saltar para atrapar burbujas (motricidad gruesa) y a mover las manitos y deditos para explotarlas (motricidad fina). Además de esto, es un juego donde los niños pueden jugar juntos o solos, evitando las peleas de “esto es mío” (el cual no fue tanto el caso). Como verán en las fotos, este es el tipo de actividades favoritas de Sebastian. La emoción es evidente y su disfrute también. 

 

Para esta actividad utilizamos una pistola que es mucho más eficiente que hacer burbujas soplando y a ellos ¡les encanta! por la cantidad de burbujas que lanza de una sola vez.

 

2. Pintura en la Bañera. Hace un mes ya había realizado esta actividad con Sebastian en la casa, pero quise repetirla: uno, por petición; y dos, para ver qué diferencia podría generar en Sebastián hacerla con su primo que no tiene ningún inconveniente con empatucarse (jajaja). La reacción de Sebastián ante el patuque no cambió, sin embargo estuvo más dispuesto a meter la mano y a pintar con toda la palma en el lienzo (la bañera), aunque “acto seguido” fue mostrar su mano con asco para que se la limpiaran [carcajadas fuertes]. Es hermoso ver, en este tipo de actividades, el carácter de cada niño. Por un lado, ver colores completamente mezclados, consiguiendo llegar al marrón; y por el otro, mezcla de colores pero distinguiéndolos en el lienzo. Asimismo, por un lado, un niño incorporando el cuerpo como parte del lienzo; y por el otro, un niño en la búsqueda por separar el cuerpo de este contacto con la pintura. Sin embargo, Sebastian no se escapó de embadurnase (hasta cierto punto) de pintura, pues su primo se encargó de usarlo también de lienzo [lágrimas de risa]. El goce de Ignacio moviendo los pies y manos por toda la pintura fue increíble (para mí por supuesto, pues mi experiencia ha sido con Sebas que no le gusta demasiado). Quizá tendremos aquí a un próximo Picasso [guiño]. Juego sensorial, motricidad fina, creatividad y arte son algunas de las cosas que tu peque podrá trabajar con esta experiencia.

 

Para esta actividad solo necesitas pintura no tóxica y lavable. Nosotras utilizamos unas parcelas a las crayolas, pero también puedes hacer tú misma la pintura con crema de afeitar como la que utilizamos en casa con Sebastian. Haz click aquí para saber cómo hacerla.

 

NOTA IMPORTANTE: Haz esta actividad con tu peque en pañales o ropita interior para evitar el contacto de la pintura con sus parecidas más delicadas. Asimismo, una buena manera de evitar que tu peque se lleve las manos a la boca es colocándole el chupón/chupete/mamadera.

 

3. Piscina de Pelotas. En este caso el nombre es literal a la actividad, pues no solo había Pelotas sino, también, agua. Dos de las cosas que más le gusta a los peque, ¡Genial! Aquí no hubo mucha diferencia en la emoción de los dos pequeños. Le daban con las manos y con los pies, lanzaban pelotas de un lado al otro y Funtastic Friend también se encargó de hacer de disparador humano de pelotas, lo cual fue casi como haber hecho un Stand Up Comedy para niños. Ignacio no paraba de reír a carcajadas y Sebastian no sé si sonreía más por el “show” con las pelotas o de ver a su primo reír con tantas ganas. En este caso, motricidad fina y gruesa, juego sensorial y coordinación viso-motora son algunas de las cosas que estimularás en tu peque a través del juego. 

 

Para esta actividad solo con pelotas de plástico, agua y una bañera estás lista para comenzar la diversión.

 

4. Bolsita Sensorial/Plastilina Casera. No podía irme sin dejar algún juguete casero que le permitiera a Ignacio seguir jugando cuando ya no estuviéramos, así que quise hacerle una bolsita sensorial (que al parecer aún no ha resultado tan atractiva, jajaja). Es muy fácil de hacer y una actividad sensorial muy buena para incentivar la curiosidad de nuestros peques, además de trabajar su motricidad fina. Es totalmente “mess free”, así que también es excelente para momentos en los que no nos sentimos con ánimos de recoger demasiado. Aproveché, también, de dejarle un poco de plastilina casera, la cual al parecer si fue “Ignacio approved” (jajajaja). Con este último no pudimos jugar durante mi estadía, pero por fotos he podido ver motivación en Ignacio (lo cual no me impresiona, pues es un niño súper curioso).

 

Para hacer la bolsita sensorial utilicé: pompones de colores, ranitas de plástico, gel de cabello, ziploc y cinta adhesiva para sellar la bolsita. Para ver cómo armarla, puedes seguir las mismas instrucciones de nuestra Bolsita Sensorial de Halloween. Para la receta de la plastilina casera, haz click aquí.

 

5. Barquitos en el Agua. Una actividad que nada más por lo linda de ver, quise realizar. Además, teníamos a disposición solo un trozo de “noodle de piscina” a disposición y ¿qué más podíamos hacer con él que utilizarlo para alguna actividad? ¡No nos quedaba de otra (jajaja). Mi Funtastic Friend tuvo un gran descubrimiento: usar este “noodle” (como se le conoce en los Estados Unidos) como barrera para evitar que los peques se caigan de una camita para toddlers (Grandioso, ¿no?). Solo tienes que colocarlo debajo de la sábana y ¡Voilá! Por la noche te tranquiliza saber que no dará la vuelta y  terminará en el piso. Lo mejor de todo es que aún así, mientras estén despiertos es fácil para ellos subirse y bajarse. Pero bueno, volviendo al tema, cortándolo quedo un pedazo sin utilizar, así que convenientemente creamos esta oportunidad de juego para los pequeños. Para ambientarlo, coloqué algunas gotas de colorante azul al agua. Puedes incorporar canciones o cuentos alusivos para hacerlo aún más entretenido y educativo.

 

Para realizar los barquitos solo tienes que recortar varios círculos del “noodle de piscina” (en nuestro casi fue de 1cm cada uno, pero puedes hacerlo más grueso si gustas); recorta un cuadrado por barquito de foami de colores y pega cada uno a un palillo formando un triángulo como banderín; pega un palillo con banderín a cada barquito y ya tienes algunos veleros para que naveguen en la bañera. 

 

Esta actividad es fácil de realizar con varios niños y en vez de la bañera puedes hacerla en un jardín en un lindo día de verano con una piscina inflable o una caja grande de plástico. Si los peques son más grandes podrías hasta hacer una competencia (race) colocando cinta/pabilo/cordón para hacer los carriles y brindándoles algo como un pitillo con lo que cada peque pueda soplar para hacer mover el velero.

 

Como podrán ver, fueron muchas las actividades que hicimos en bañera. La hora del baño fue una de las cosas en las que más coincidía en las rutinas de los peques, así que fue una de las mejores oportunidades de juego. 

 

¿Y ustedes? ¿Cuáles son sus actividades favoritas para hacer con dos o más peques?

 

Referencias:

Our Family of Seven

 

 

   

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *